15 años tiene mi amor

Antonio Arenas Noticias Mutua

Por David Menayo*

Si se han quedado con cara de asombro al leer el titulo de este espacio no se preocupen, respiren y sigan leyendo. El Mutua Madrid Open está de cumpleaños y no hay mejor escenario para contar batallitas que en este tipo de citas.

Recuerdo la primera edición del torneo, allá por 2002 y todavía bajo la denominación de Tenis Masters Series. Por entonces se celebraba en el Rockódromo de la casa de campo, en el mes de octubre y sobre pista dura. Esa primera ve la viví como espectador. Había visto muchos partidos en directo, pero nunca había tenido la oportunidad de ver en acción a André Agassi. Elegí el peor día, el de la final.

Cuando llegué a la pista nos anunciaron que el rival del estadounidense -Jiri Novak- no podría jugar al estar lesionado y que en su lugar podríamos disfrutar de una exhibición entre Carlos Moyà y Pato Clavet. No fue lo mismo, pero me lo pasé bien. Aquello, lejos de causarme una frustración eterna, me dejó con ganas de más y así fui acudiendo al torneo, año tras año, siempre como aficionado hasta que conseguí acabar la carrera, encontrar trabajo y vivirlo como periodista.

Mi debut con el carnet de periodista en el bolsillo fue en el TMS de 2007. De aquella edición, que coronó al mejor David Nalbandian que yo recuerdo -ganando consecutivamente a Rafa Nadal, Novak Djokovic y Roger Federer- recuerdo tres momentos especiales: el casting de los modelos-recogepelotas, la primera gran innovación de un torneo que siempre ha querido estar a la última; la dos caras de la moneda de Djokovic, capaz de hacer esperar a los periodistas 45 minutos en la sala de prensa o saltar al tapete con la camiseta del Real Madrid; vivir a menos de un metro de distancia los saques de Ivo Karlovic -nunca vi a un jugador sacar con tanta virulencia-, o el catering cinco estrellas donde tenían sitio perenne aquellos compañeros a los que nunca llegabas a ver a la conclusión de la jornada en plena madrugada.

En 2009 hubo mudanza. Del Madrid Arena a la Caja Mágica, del cemento a la tierra batida. De la variedad de campeones a coronar siempre a un miembro del denominado Big Four (Nadal -tres-, Federer -dos-, Djokovic -una-, Murray -una-). De disfrutar de las mejores raquetas de la ATP a hacerlo también con las de la WTA. ¡Una gran noticia para los amantes de este deporte!

Nos costó adaptarnos a la majestuosidad de la construcción, a la sobrecarga de partidos, a la multitarea informativa. Sobre todo con el nacimiento de Setball.radio, un proyecto que nació en las entrañas de los estudios de RadioMARCA y que se desarrolló en el gélido sótano -2 de la casa del tenis. Es un honor para quien escribe haber estado presente es su gestación, compartiendo buenos ratos de radio con compañeros y protagonistas del mundo de la raqueta.

Como en todo cumpleaños que se precie es de recibo pedir un deseo antes de soplar las velas. El mío es muy personal, ya lo he dicho alguna vez pero ahora dejo constancia por escrito: Que el Estadio número 2 pase a llamarse Estadio Virginia Ruano. Creo que el tenis madrileño no podía tener mejor madrina que ‘la tercera mosquetera’. Felicidades y que sean muchos más…

*David Menayo es periodista de MARCA, ha formado parte de Setball.radio y ha cubierto distintos torneos del circuito, así como los Juegos Olímpicos de Londres 2012