Badosa estrena el No. 2 en Madrid

Antonio Arenas Noticias Mutua

Paula Badosa llega a este Mutua Madrid Open en un momento de esplendor. Tras alcanzar las semifinales de Stuttgart, la española alcanzó el número dos del ranking WTA por primera vez en su carrera, una condición que estrenará esta semana en la Caja Mágica. “Se ve muy diferente, es totalmente distinto a estar 70. Estás mucho más expuesta, tienes la presión como favorita,” dijo. Citando a Serena Williams y su frase ‘la presión es un privilegio’, Badosa ironizó sobre el “problema” que supone la presión de estar entre las mejores del mundo y admitió que tiene que “aprender a gestionarlo porque ha ido todo muy rápido”.

Badosa se estrena mañana esta edición del Mutua Madrid Open contra la número 25 del mundo Veronika Kudermetova. Un partido que no será fácil para la española, con balance negativo de tres derrotas por una sola victoria contra la rusa. Badosa ha calificado el encuentro de “muy difícil y muy complicado” y pide para mañana todo el apoyo de la Manolo Santana: “voy a tener que adaptarme muy rápido a las condiciones de la central y voy a intentar que entre yo, el equipo y la gente, me ayuden a sacar el partido”.

Primer partido contra Kudermetova, pero ese solo será el primer escollo de muchos para la española si quiere hacerse con el torneo. Simona Halep, Ons Jabeur, la propia Aryna Sabalenka o Karolina Pliskova, están en su mismo lado del cuadro y serán huesos duros de roer en el camino a la final. “Desde el principio voy a tener partidos muy duros, pero estoy preparada, vengo jugando muchos partidos y tengo muchas ganas de jugar en casa”, dijo.

Por el lado opuesto del cuadro, la que no estará finalmente es la número 1 del mundo, Iga Swiatek, que se retira de este Mutua Madrid Open sin llegar a debutar por una lesión en el hombro. “Me la encontraría en la final, y para llegar a la final tengo cada partido como una final. Tengo que mirar por mi lado porque es muy duro y ojalá tener el problema de estar en la final”, añadió Badosa al respecto.

La española defiende unas semifinales que logró en 2021, cuando llegó a Madrid como invitada y acabó ganándose el cariño del público de la Caja Mágica. Un torneo que, asegura, le ayudó a coger confianza en sí misma y a seguir creciendo como tenista y a cuyas pistas guarda un cariño especial: “a la Arantxa le tengo un cariño muy especial, he vivido partidos muy bonitos ahí. Pero está claro que jugar en la central es aún más especial y tengo muchas ganas de empezar ahí mañana”.