Carta de Manuela Carmena

Antonio Arenas Noticias Mutua

El tenis se ha convertido en uno de los principales protagonistas del mayo madrileño. Desde hace dieciséis años, en este mes, además de las fiestas de San Isidro, patrón de la ciudad, Madrid vibra con las mejores raquetas del mundo que se dan cita en las pistas de la Caja Mágica dentro del Mutua Madrid Open. En esta edición, además, coinciden varias celebraciones que demuestran cómo el torneo se ha consolidado internacionalmente y cómo nuestra ciudad es el referente del tenis mundial durante diez días.

La Caja Mágica celebra ahora su primera década de existencia convertida en un espacio icónico –ningún otro torneo europeo puede jactarse de tener tres estadios con techo retráctil- y perfectamente reconocible en el circuito tenístico mundial. Es una instalación de la que estar orgullosos pero hay un hecho que, si cabe, me alegra aún más: el compromiso con la igualdad de género que tiene contraído Madrid tiene un reflejo inmediato en este Open y en la apuesta por el deporte sin discriminación alguna. Se cumplen ahora diez ediciones del torneo femenino de máxima categoría y en esta ciudad no hay diferencia de premios para hombres y mujeres. Son los mismos. Madrid cumple con lo que cree.

Pero en este 2018, a esos dos cumpleaños se une una despedida, la de Manolo Santana como director del torneo. Hablar del tenis español es hablar de Manolo Santana. Él abrió la senda en un deporte que luego ha dado tantas alegrías y triunfos a nuestro país. Su pasión no se diluyó al retirarse de la pista. Siguió intacta aunque en otros ámbitos siempre relacionados con el mundo de la raqueta. A su esfuerzo y tesón Madrid le debe que su nombre se asocie a una de las citas con el tenis más importantes del mundo. Durante 16 ediciones ha conseguido que el Mutua Madrid Open sea parada indiscutible para las grandes figuras de este deporte y que durante mayo en Madrid se respire el tenis. Manolo Santana asume ahora otra responsabilidad: la Presidencia Honorífica del Master. No me cabe duda de que volverá a dejar su valiosa impronta. Y, como si el azar fuera su aliado, celebrará su 80º cumpleaños en pleno torneo. Felicidades Manolo. Creo que no hay mejor forma de conmemorarlo que en esa pista central, que lleva tu nombre, rodeado de quienes comparten contigo la misma vocación.

Madrid espera esta decimoséptima edición con la misma ilusión que el primer día, pero con mucha mayor afición gracias a este Open. Bienvenidos al tenis, bienvenidos a Madrid.