Djokovic sigue intratable

Antonio Arenas Noticias Mutua

Novak Djokovic sigue firme en su camino hacia su tercer Ion Tiriac Trophy. De nuevo otro partido de dominio absoluto y sin mucho desgaste, y ya van dos. Esta vez la víctima del serbio fue Jeremy Chardy, No. 47 del Ranking ATP, que no opuso en ningún momento resistencia y acabó avasallado por 6-1 7-6(2) en una hora y 25 minutos de juego. 

La contundencia del serbio en sus dos primeros encuentros en Madrid asusta, y mucho. Está sólido con la derecha, el revés, el saque y el juego en la red. Hasta el momento nadie encuentra la forma de hacerle daño y es un patrón que se ha repetido en la mayoría de sus 73 títulos como profesional. Madrid ya sabe de lo que es capaz Djokovic, lo demostró con los triunfos en 2011 y 2016. Por ello, los aficionados del Estadio Manolo Santana estaban atónitos ante una nueva exhibición de un jugador, que a priori llegaba al torneo madrileño para recolectar unas sensaciones que no ha logrado en lo que va de la gira de tierra batida. 

Respeto al partido, Djokovic comenzó de manera fulgurante y en apenas 20 minutos en el marcador ya figuraba un 4-0. Ni siquiera las tres bolas de break que dispuso Chardy en el quinto juego inmutaron al número uno del mundo, que se le ve decidido a no complicarse mucho los puntos e intentar llegar lo más fresco posible a las cotas más altas del torneo. Con un primer envite efímero, la contienda se igualó en el segundo set, pero en ningún momento corrió peligro para el de Belgrado.

El ritmo del partido cayó debido a la eficacia al servicio de ambos jugadores. A Djokovic no le importaba que los juegos fueran cayendo y no lograra el break. Él tenía el control e iba a decir cuándo sentenciar el partido. Y lo hizo en el tie-break, concediéndole únicamente al francés dos puntos. En los cuartos de final le espera Marin Cilic, con el que mantiene un head to head favorable (17-2), y el que podría ser la primera piedra de toque importante para el número uno del mundo en sus aspiraciones al título.

Antes, Marin Cilic volvió a sufrir más de la cuenta para sacar adelante su partido de tercera ronda. Fue ante al serbio Laslo Djere, verdugo de Juan Martín del Potro, al que tras más de dos horas derrotó por 4-6 6-3 6-2 en el turno inaugural del Estadio Arantxa Sánchez-Vicario. Por tercer partido consecutivo en el Mutua Madrid Open, el croata tuvo que dirimir su suerte en la tercera manga, al igual que le pasó contra Klizan y Struff. Aún así, nueva victoria para Cilic, que se convierte en el primer cuartofinalista del cuadro masculino en esta edición del torneo madrileño. 

Viniendo a Madrid con un balance negativo (4-6) y sin ser la tierra batida el mejor escenario para desplegar su juego, no se podía esperar más que lo que se está viendo: partidos ajustados y sufridos. Con más corazón que juego, el croata superó su primer encuentro contra el serbio Laslo Djere, No. 32 del mundo y campeón del ATP 250 de Río de Janeiro. En la primera manga, el balcánico aumentó las ya de por sí dudas en la raqueta del croata aprovechando la segunda ocasión de break del partido y, tras un juego de saque en blanco, culminó el primer set en un visto y no visto. 

La clave del partido estuvo en la falta de acierto de Djere a la hora de concretar bolas de break. Sí lo hizo en el primer juego de la segunda manga, pero ahí acabaron las opciones del serbio. Tras cinco bolas de break salvadas por Cilic en el siguiente turno de saque (lo que hubiera supuesto el 3-0 a favor del serbio), llegó el punto de inflexión del encuentro. A partir de ahí, el croata se enchufó al partido y sometió al rival a base de golpes ganadores con el drive y  el servicio, sus mejores armas. Recuperó el break (3-3) y puso la directa hacia la victoria. 

El No. 11 del mundo solo cedió un juego antes de cerrar el partido y conseguir hasta la fecha su mejor participación en el Mutua Madrid Open. Ahora, la empresa que le viene es mucho mayor: Novak Djokovic.