Consejos de medicina deportiva: ondas de choque

Mutua Madrid Open Noticias Mutua

Las ondas de choque comenzaron a utilizarse hacia 1980, con el objeto de desintegrar cálculos renales. A partir se 1990 su uso se extiende a la Reumatología, Traumatología y Medicina de la Actividad Física y el Deporte, fundamentalmente para el tratamiento de la patología músculo – tendinosa y ósea.

Se trata de ondas acústicas que producen una presión mecánica muy corta en nuestro organismo. Los cambios de presión producen los efectos fisiológicos deseados que pueden degradar calcificaciones y generar analgesia por varios mecanismos.

Inicialmente era una terapia dolorosa y exigía previamente la realización de una ecografía o un control radiológico que determinara con exactitud el punto de impacto de las ondas. Sin embargo, la aparición en el año 2000 de las Ondas de choque radiales, eliminó estos inconvenientes.

Aunque se trata de una terapia relativamente reciente desde el punto de vista de las lesiones deportivas, su aceptación ha ido en aumento, existiendo un elevado número de deportistas tratados con este método, fundamentalmente a nivel del codo (codo de tenis o de golf), fascia plantar, hombro (síndrome subacromial), rodilla (tendinopatías rotulianas), tobillo (tendinitis aquilea), retardos en consolidación de fracturas (pseudoartrosis hipertróficas).

El Mutua Madrid Open cuenta con un equipo de ondas de choque radiales, que por sus características (posibilidad de terapia a intensidades muy bajas, controlando el nivel de inflamación y aumentando la tolerancia al tratamiento), lo hacen compatible con el tratamiento de algunas lesiones en el deporte de competición, como el dolor miofascial y los puntos gatillo miofasciales.