El Mutua Madrid Open sigue a la vanguardia con la incorporación de la Revisión Electrónica

Antonio Arenas Noticias Mutua

El Mutua Madrid Open y el tenis sobre tierra batida vuelven a dar un nuevo paso hacia el futuro. Siempre de la mano con la vanguardia, tanto los jugadores como los aficionados podrán disfrutar de un acontecimiento histórico en la edición de 2020 en la Caja Mágica, al incorporar por primera vez esta temporada la Revisión Electrónica, la tecnología de revisión electrónica en la superficie sobre arcilla.

La Revisión Electrónica estará disponible en las tres pistas principales del torneo: el Estadio Manolo Santana, el Estadio Arantxa Sánchez-Vicario y el Estadio 3, que además cuentan con techo retráctil. Y se emplearán en los partidos individuales y dobles, así como en los de fase previa tanto en el cuadro masculino ATP como en el femenino WTA.

El uso de la tecnología en tierra batida, desarrollada por FOXTENN, fue aprobada oficialmente por la ATP el pasado mes de noviembre de 2019 y está en período de prueba en algunos torneos seleccionados por ATP y WTA. Tras un proceso de solicitud para aplicar la Revisión Electrónica, el Mutua Madrid Open será el único torneo de categoría ATP Masters 1000 y WTA Premier Mandatory, que tenga la posibilidad de albergar esta innovación en la gira sobre tierra batida europea en primavera.

“Estamos muy orgullos de tener la posibilidad de incorporar la Revisión Electrónica al Mutua Madrid Open. Siempre ha sido una seña de identidad de nuestro torneo el carácter innovador y vanguardista, por lo que el uso de esta tecnología reafirma nuestro espíritu. Además, no cabe duda de que será una importante ayuda adicional para los jugadores”, afirmó el director del torneo Feliciano López. “Solo puedo mostrar mi alegría ante este gran avance. Faltaba poder tenerlo en tierra batida, y estamos muy contentos de tenerlo en la Caja Mágica. Quero resaltar el compromiso de Madrid para estar siempre a la vanguardia de la tecnología”.

El uso de la Revisión Electrónica en tierra batida está destinada a mejorar la precisión del arbitraje y se introdujo por primera vez en el ATP Tour en pista dura en Miami 2006. A partir de entonces se fue incorporando a otras superficies, salvó en arcilla, donde se había mantenido el protocolo de permitir a los jugadores solicitar al juez de silla la revisión de la marca durante los partidos. Hasta este curso 2020.