Esperando a Novak

Antonio Arenas Noticias Mutua

Por Carole Bouchard*

El serbio todavía está en plena fase de regreso al llegar a Madrid, y todos estamos esperando a ver si el Djoker puede volver a la cima.

El mundo del tenis está esperando a que Djokovic vuelva cual ave fénix. Es más una convicción del ‘cuándo’, no un ‘y si no’. Porque no hay que olvidar que hace tan solo un año, Novak Djokovic estaba jugando las semifinales de Madrid; porque hace dos, ganó Roland Garros por primera vez y se convirtió en el primer hombre en 47 años en ganar cuatro Grand Slam de manera consecutiva en un periodo de dos años. Su edad dorada fue ayer. En el tenis, las cosas cambian rápido y tras dos años de complicaciones, agotamiento y una seria lesión de codo, ‘Nole’ se enfrenta a uno de los retos más complicados de su carrera. Un campeón como él no se olvido de cómo jugar al tenis y con la temporada de tierra llegando a su momento más brillante, esperamos a ver si puede lograr volver a su mejor nivel.

Regresar a Madrid significa despertar recuerdos imborrables para Djokovic. Su derrota en las semifinales de 2009 ante Rafael Nadal a pesar de tener 3 puntos de partido en un thriller de cuatro horas. El terremoto que supuso su triunfo en 2011 en la final ante Rafa. Su segundo título en la Caja Mágica en 2016 solo unas semanas antes de conquistar Roland Garros. Todo aquel que sigue el tenis puede resumir esos encuentros. Conocemos bien la historia del tenis. Y eso es lo que se juega Djokovic: un hueco en la historia. Novak ha tenido algunos de sus mayores éxitos en tierra pero también algunos de sus mayores desamores. Es justo esperar y ver qué pasará esta vez en Madrid. Con las vidas y la flexibilidad de un gato, Djokovic ya ha transitado varias vidas en el circuito y ahora mismo vive la más complicada.

El campeón de 12 Grand Slam no está acostumbrado a perder, ni a lesionarse. Ni tampoco a que su confianza esté mermada. Para salir de una vida y encarnar otra, Novak necesita encontrar un cuerpo que coopere de nuevo. Y después necesitará un punto de inflexión, una chispa. Podría ser un partido, también un título. Podría ser ver a sus rivales más históricos, Roger Federer y Rafael Nadal, estar de nuevo en lo más alto. También podría ser ver a sus rivales más jóvenes pensar que es su turno. O será un rugido tras un revés ganador a la línea, un puño cerrado, un intercambio épico de 30 golpes resbalando en pista como solo él puede hacer. Será algo que despierte al guerrero. Y entonces Novak Djokovic volverá a ser uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, uno de los showman más geniales de este deporte. Siempre y cuando su mente quiera y su cuerpo lo permita, Novak regresará al lugar al que pertenece. ¿Sucederá en Madrid?

*Bouchard es periodista freelance y cubre el tenis por todo el mundo.