La década prodigiosa

Antonio Arenas Noticias Mutua

Una década al máximo nivel internacional. El Mutua Madrid Open cumple 10 años como escenario del mejor tenis femenino, asentándose como una de las grandes sedes del circuito WTA. Desde la reestructuración del calendario en la temporada 2009, la Caja Mágica ha supuesto un impulso de primer orden deportivo en la capital de España.

Tras albergar las ediciones de 2006 y 2007 de las WTA Finals, el torneo que reúne a las ocho mejores raquetas del año, el Mutua Madrid Open tomó el testigo para refrendar el desembarco masivo de la élite femenina en la ciudad. Una expansión de la experiencia tenística para el seguidor y un avance deportivo en una de las épocas más doradas del tenis español.

Al contar con atletas de prestigio mundial a unos metros de distancia, la capacidad para desatar la pasión por el deporte suma enteros y genera beneficios desde los niveles de base. Cada año son muchas las academias y escuelas de tenis que organizan visitas a las instalaciones de la Caja Mágica, convirtiendo las ilusiones de los más pequeños en algo palpable. Ya no observan a la distancia a sus figuras favoritas, conviven con ellas durante unos días y remarcan los sueños de los más pequeños. Es el gran legado humano de un evento de esta magnitud.

La edición de 2018 será la 10ª oportunidad para poder disfrutar con la magia del deporte de la raqueta en su versión WTA. En una época de madurez creciente en el panorama deportivo femenino a nivel nacional, la importancia del Mutua Madrid Open se multiplica año tras año. La presencia de Garbiñe Muguruza o Carla Suárez, claros iconos nacionales en la disciplina, nutre el interés local de un evento que se esfuerza cada temporada por ofrecer una experiencia de usuario del más alto nivel.

Madrid puede mirar al frente y saberse a la altura de torneos como Indian Wells y Miami, dos colosos clásicos del circuito femenino. La capital española vuelve a situarse como epicentro del tenis femenino a nivel mundial y la historia se sigue escribiendo con letras de oro en las entrañas de la Caja Mágica. El Estadio Manolo Santana, la pista principal del templo de la tierra batida, espera coronar a su 10ª reina el próximo domingo 13 de mayo. Un viaje apasionante que apenas acaba de comenzar.

2009 – El desembarco | La Caja Mágica abrió sus puertas al tenis de mayor orden mundial y las estrellas WTA contaron con una cita de primera línea en la capital española. La edición inaugural del torneo marcó la exigencia que tendría con el paso de los años la competición sobre la tierra batida madrileña. Que en Madrid no ganaría cualquier jugadora quedaría claro desde el primer momento. El cetro de campeona recaería en manos de la rusa Dinara Safina, que acudió al torneo como flamante número uno mundial. La tenista moscovita, encargada desde 2015 de la relación con las jugadoras en Madrid, mantiene un fuerte vínculo con el torneo tras la conquista de mayor prestigio en una carrera de oro.

2010 – La sorpresa | Una cita marcada en rojo en el calendario, Madrid ha sido conquistada de forma tradicional por las principales favoritas. La mayor excepción se produjo en la segunda edición del torneo con el triunfo de la francesa Aravane Rezai, sin estatus de cabeza de serie, capaz de completar una auténtica demostración de carácter ante Venus Williams. La estadounidense firmaba un 12-1 sobre tierra batida antes de llegar al encuentro, pero no pudo evitar un resultado que enmudeció a la grada. Las condiciones particulares de la Caja Mágica probaron ser un gran desafío para el vestuario, escribiendo una de las grandes historias del circuito WTA en la temporada 2010.

2011 – Fuego cruzado | La altitud de Madrid conjuga a la perfección con el juego directo. Esa teoría comenzó a quedar bastante clara en la tercera edición del torneo. Con apenas 21 años y un desparpajo notable, Petra Kvitova firmó sobre la Caja Mágica la primera gran gesta de su carrera. La checa levantó el título en el Estadio Manolo Santana cediendo apenas una manga en todo el torneo, desatando una auténtica tormenta de saques y tiros ganadores sobre la capital española. Un impulso que mantendría hasta coronar semanas después su primer Grand Slam en Wimbledon. ¿Casualidad?

2012 – Hola, Serena | La temporada 2012 sentaría las bases del regreso de Serena Williams a la cima del tenis mundial. Y su paso por el Mutua Madrid Open sería un capítulo clave en ese regreso al trono del circuito WTA. La estadounidense logró su primera corona sobre la tierra batida madrileña con suficiencia, imponiendo su clásico dominio en pista. Serena apartó a las dos primeras raquetas mundiales (Maria Sharapova y Victoria Azarenka) para aferrar con fuerza el trofeo en la Caja Mágica, dejando para el recuerdo una de las mayores postales en la historia del torneo. El apellido Williams ya figuraba en el palmarés del recinto. Y no sería la última vez…

2013 – La reválida | El torneo era realmente joven, pero ninguna jugadora había logrado proteger la copa en la Caja Mágica. Ser capaz de coronar la competición durante dos temporadas consecutivas era un inédito en la capital española. Pero Serena Williams comenzaba un reinado de 186 semanas al frente del circuito femenino, el más largo de su carrera, y lo refrendaba con actuaciones como la de 2013 en Madrid. La norteamericana se hizo con la copa cediendo apenas una manga (un 0-6 firmado por Anabel Medina), subrayando su pleno regreso al circuito camino de la historia. El Mutua Madrid Open es un termómetro fiel de la temperatura del circuito, y pocas ediciones dejaron una evidencia tan clara como ésta.

2014 – Templo de arcilla | Competir a alto nivel en Madrid tiende a marcar el ritmo en la temporada de tierra batida. A pesar de las condiciones particulares de la capital, muy diferente a las citas casi a nivel del mar de Roma y París, la Caja Mágica ofrece una gran fuente de inercia a las jugadoras. Y la edición de 2014 sirvió para reforzar esta teoría. Buscando la autoridad sobre el polvo de ladrillo, Maria Sharapova apretó los dientes con fuerza para levantar su primer título en el Estadio Manolo Santana. La rusa remontó una intensa final de ida y vuelta ante la rumana Simona Halep, a la que volvería a enfrentar semanas después en París para tomar la copa de Roland Garros.

2015 – Premio de valentía | El prestigio de Madrid va en aumento con cada edición del torneo. Las sorpresas en la Caja Mágica van quedando reducidas a una excepción simbólica y las favoritas siguen acaparando la gloria. Petra Kvitova volvió a recordar que en condiciones rápidas, sea en pista cubierta o con altitud, es una de las deportistas más imparables del vestuario. La checa detuvo a Serena Williams en semifinales, cortándole una racha de 28 victorias y tomando el testigo de la estadounidense como la segunda jugadora capaz de levantar dos cetros en el Estadio Manolo Santana. Apenas 67 minutos fueron suficientes para resolver la final ante Svetlana Kuznetsova, confirmando a la zurda como una de las jugadoras más destacadas en la historia del torneo.

2016 – Halep despierta | La destreza sobre tierra batida comienza a hablar con acento rumano. El crecimiento de Simona Halep en el circuito ha ido en paralelo a su historia en la Caja Mágica. Una invitación en la edición de 2013 supuso un punto de inflexión para la jugadora de Constanza, impulsada desde entonces a la zona noble del circuito. Sobre la pista del Mutua Madrid Open dio su gran golpe en la temporada 2016, conquistando el mayor cetro de su carrera en tierra batida. Al superar a una referencia de intensidad como Dominika Cibulkova en la final, Halep reivindicó su enorme ritmo de juego y se aseguró un lugar entre la élite femenina. Simona ya era campeona de Madrid. Y, por supuesto, candidata a todo.

2017 – Estrella confirmada | Las hazañas en la Caja Mágica están al alcance de muy pocas jugadoras y la última edición confirmó la tesis. Simona Halep revalidó su corona, siendo la única tenista junto a Serena Williams en firmar el hito. Quizás, en la mejor final jamás vista en el Mutua Madrid Open, la rumana coronó ante Kristina Mladenovic un duelo abierto por la copa que rozó las tres horas. Levantando un palmarés para el recuerdo, Halep volvió a apoyarse en Madrid para hacer crecer su figura en el vestuario. Nuevamente una final en la capital sería el preludio de la gesta en París, quedando semanas después a tres juegos del título en Roland Garros. La Caja Mágica fue protegida por su reina vigente, que apila 12 victorias consecutivas en la capital. ¿Candidatas para frenar a Simona?