La trampa de la primera ronda

Antonio Arenas Noticias Mutua

Después del primer fin de semana de competición del Mutua Madrid Open, el hecho colectivo que más llama la atención ha sido el duro aterrizaje en el torneo de las cabezas de serie. Hasta el punto de que casi la mitad, 7 de las 16 preclasificadas, han visto frenada su progresión en el cuadro final antes de llegar al lunes. Estas teóricas sorpresas deben contextualizarse dentro de la calidad competitiva que se reúne este año en La Caja Mágica, con 19 de las 20 primeras de la clasificación mundial (todas, a excepción de la estadounidense Serena Williams). Lo que obligó a cerrar el acceso directo en el puesto número 56. Se trata de una situación que podría no volver a suceder en lo que queda de temporada e incluso hay años en los que los aficionados no tienen la suerte de ver en un mismo campeonato prácticamente al elenco completo de las TOP-20 mundiales. Este hecho, unido a que todas las jugadoras tienen que comenzar a jugar ya en la primera ronda, al tratarse de un cuadro de 64 participantes, concede todavía más mérito y prestigio a quien el sábado próximo resulte vencedora individual, pues lo habrá logrado después de superar a seis rivales, solo una menos que en un torneo de Grand Slam, pero en mucho menos tiempo. En ocho días o incluso en siete para quienes comenzaron la competición el domingo.

Debido a la proximidad con el público madrileño y español, comenzamos con una de las eliminaciones más noticiables, a pesar de no tratarse de una cabeza de serie, pero sí de una de las veinte primeras raquetas mundiales, la de la hispano-venezolana Garbiñe Muguruza. La ganadora de Roland Garros 2016 y Wimbledon 2017 sigue sin encontrar su mejor versión en la capital de España, donde ha competido ocho veces, siete en el cuadro final y solo ha vencido cinco de los 12 encuentros disputados y situó su mejor resultado en 2018, cuando por única vez llegó a la ronda de las 16 últimas. Este domingo se ha visto sorprendida por Petra Martic, que llega en uno de los momentos más dulces de su carrera, y que ha podido con Muguruza en un duelo en el que ha contado más que nunca el aprovechamiento de las oportunidades. La croata se ha impuesto por 75 76(2) después de disfrutar solo de tres bolas de set, las dos últimas lo fueron también de partido, mientras que Muguruza dejó escapar cinco, dos de ellas en el segundo set y una después de que la pelota se pasease por la cinta y «decidiera» dar el punto a Martic.

En cuanto a las cabezas de serie que han dicho adiós al cuadro individual, la más alta que lo ha hecho es Elina Svitolina, la sexta. La ucrania, que sigue sin encadenar victorias en Madrid, se ha visto superada por la veterana francesa Pauline Parmentier 64 76(6), que ha tenido que esperar a la cuarta pelota de partido a favor para cerrar un desempate repleto de turbulencias en el que se han ganado tantos puntos al resto como al servicio. Si esto ha sucedido el domingo, la pista Manolo Santana ya asistió el sábado a una proeza más de Svetlana Kuznetsova. La rusa, muy vinculada a España a lo largo de su carrera y subcampeona en 2015 y semifinalista dos años después del Mutua Madrid Open, aprovechó su condición de invitada del torneo para utilizar su experiencia e imponerse a la favorita de su duelo, la bielorrusa Aryna Sabalenka, una de las más recientes jugadoras que han llegado a la élite mundial, pero que no pudo sacar partido de la altura de Madrid para imponer su juego contundente. Al contrario, perdió en dos sets, 75 64, y cometió 16 dobles falta. Esta vez la número 101 de la WTA pudo con la décima.

Menos historia tiene la retirada el domingo de la primera finalista del torneo hace diez años, Caroline Wozniacki. Esta vez la danesa solo ha disputado tres juegos, en los que solo se ha hecho con dos puntos al servicio y ninguno al resto, antes de abandonar su encuentro por lesión en la espalda ante la francesa Alizé Cornet. Otra ilustre que ha sido doblegada, a la misma hora que Svitolina, fue Madison Keys. La estadounidense, otra jugadora, a la que se le presume que el Mutua Madrid Open puede ser el torneo más favorable de la gira de tierra batida debido a su juego ofensivo y menos especulativo, ha cedido ante otra tenista con tarjeta de invitación, como la rumana Sorana Cirstea, que ha tenido paciencia para darle la vuelta a una contienda que no ha comenzado bien para ella. A pesar de tener a 92 jugadoras por delante en la clasificación, ha festejado el triunfo con el marcador de 36 64 61 y demostrado de nuevo su adaptación a la arcilla madrileña, donde ya ha disputado dos veces los cuartos de final.

La relación de preclasificadas que no van a pisar la segunda ronda de Madrid se completa con las tres últimas, las situadas como números 14, 15 y 16, que son, respectivamente, la estonia Anett Kontaveit (eliminada a pesar de repartir un rosco de salida ante la bielorrusa Aliaksandra Sasnovich 06 63 62), la china Qiang Wang (superada por la croata Dona Vekic 75 64) y la alemana Julia Goerges, que ha recibido idéntico marcador en contra que la asiática a manos de la eslovaca Viktoria Kuzmova. Y, al igual, que Muguruza, otra TOP-20, no cabeza de serie, que tampoco ha superado el primer escollo es la belga Elise Mertens, doblegada en una partido intenso por la eslovaca Anna Karolina Schmiedlova, que procede la fase previa, por 75 76 (5).