Los azafatos más motivados del Mutua Madrid Open

Antonio Arenas Noticias Mutua

Mutua Madrileña promueve la integración en el torneo con la contratación de cuatro azafatos con discapacidad intelectual.

Mutua Madrileña hace del Mutua Madrid Open un torneo integrador. Desde hace ya varios años Mutua cuenta entre la plantilla de azafatos que trabajan en la competición con varios miembros con discapacidad intelectual, pertenecientes a la Fundación Síndrome de Down Madrid, que destacan por su alta motivación a la hora de desempeñar su trabajo.

Acompañados por azafatos experimentados que les ayudan y les sirven de guía en todo momento, desarrollan sus labores con verdadera dedicación e ilusión y completamente integrados en la dinámica y el ritmo de trabajo que impone la competición. Entre sus tareas destacan el acompañamiento de invitados y dar apoyo a la atención al público en la zona de bienvenida de Mutua y en el stand de juegos de la aseguradora.

 

Experiencia que enriquece

El Mutua Madrid Open se convierte así en un motor que favorece el desarrollo y deja una impronta claramente positiva en los chavales, como así lo revelan con sus testimonios: “Una experiencia maravillosa. Me encantó estar con el resto de azafatos y trabajar”, comenta José Ramón Santiago, azafato en las ediciones del Mutua Madrid Open de 2016 y 2017.

Arantxa Romero, por su parte, coincide en resaltar lo enriquecedora que es la experiencia: “Me encantó estar en el Open. Quería repetir y este año vuelvo a trabajar allí. Aunque es mucho trabajo, me gusta mucho”, comenta.

 La convivencia con el resto de azafatos, así como el buen trato que reciben por parte de todo el mundo son otros de los aspectos destacados: “Todo el mundo nos trató muy bien. Conocí mucha gente y me gustó mucho el trabajo”, afirma Clara Lillo, azafata en las ediciones del Mutua Madrid Open de 2015 y 2016.

 

Apoyo al Proyecto Esperanza

El Mutua Madrid Open también sirve a Mutua Madrileña para llevar a cabo diversas iniciativas sociales. Este año, como en anteriores, Mutua vende sombreros y boletos solidarios para participar en el sorteo de una raqueta firmada por un tenista profesional con el objetivo de recaudar fondos para apoyar el proyecto Esperanza, impulsado por la Congregación de Religiosas Adoratrices, un programa de apoyo integral para mujeres víctimas de trata.

Entre otras ayudas, el programa les ofrece alojamiento seguro, asistencia psicológica, médica y jurídica. Contempla tanto atender a las víctimas, como sensibilizar y denunciar esta forma actual de esclavitud y la grave violación de Derechos Humanos que supone.