Un Nadal dispuesto a afrontar la adversidad

Antonio Arenas Noticias Mutua

Tras firmar el mejor inicio de temporada de su carrera, ganando los primeros 20 partidos de 2022, Rafael Nadal tuvo que detener sus pasos por una fisura en las costillas. La leyenda española, acostumbrada a sortear obstáculos mayúsculos en su carrera, haciendo bandera de una interminable determinación, regresa esta semana en el Mutua Madrid Open dispuesto a emprender con orden su camino.

“Me siento bien. A nivel de tenis y preparación ya es otra historia”, reconoció el español, consciente del estado actual que afronta. «Los que se han roto una costilla saben lo limitante que es y el dolor que produce, sobre todo en las primeras semanas fueron muy invalidantes. Tenía hasta dificultad para dormir y todo por el dolor. A partir de ahí pude empezar a hacer un poquito de gimnasio. Es una lesión que no es importante, sabes que es un tiempo que esto realmente ayuda. Pero era una lesión no me permitía hacer prácticamente nada de entrenamiento”.

El mallorquín padeció la lesión durante las semifinales del BNP Paribas Open que disputó ante su compatriota Carlos Alcaraz el pasado 19 de marzo, un percance de que le ha mantenido lejos de la competición con la prudencia necesaria.

“Ha sido un período de invalidación, no ha habido opción de hacer muchas cosas. Son seis semanas de las cuales empecé a entrenar hace dos. Las primeras semanas hacía apenas media hora al día muy suave, que prácticamente no cuenta. Pero estoy con mucha ilusión de estar aquí”.

El español, cinco veces campeón del Mutua Madrid Open, trabaja estos días en la Caja Mágica buscando afinar el estado de su juego. Completando dobles sesiones y tratando cada minuto sobre la pista como un tesoro.

“Después, me quedan días. Estamos a domingo, me queda esta tarde, lunes y martes para intentarlo. He mejorado desde el día en que llegué. Estoy con altibajos todavía tras llevar tiempo sin estar en esta situación. Va a ser una semana difícil, esta es la realidad. Hay que tomar las cosas con calma, aceptando que las cosas van a estar lejos de la perfección. Y, a partir de ahí, luchar”.

“Estoy intentando tomarme estos días como un poco de pretemporada, sin pensar más allá. Este es un torneo que me viene muy justillo a nivel de preparación. Desgraciadamente hay que tomárselo de esta manera. Hay que valoras las cosas positivas que vayan sucediendo, en forma de momentos de buen juego, si pudiera venir alguna victoria pues fantástico. Hay que tomarlo con un poquito de paciencia y humildad para estar en el día a día. Debo valorar las cosas positivas que vayan viniendo con el objetivo puesto en alguna semana más adelante. Ha pasado lo que ha pasado y hay que asumirlo”.

“Ha sido un parón importante, muy malo por el momento de la temporada, pero no soy mucho de lamentarse o quejarse. Es lo que hay. En la vida uno se puede estar quejando o compadeciéndose todo el día, pero normalmente esto no te lleva a nada. Evidentemente fueron unas semanas complicadillas pero a partir de ahí no queda más que mirar hacia aliénate y mirar los objetivos próximos con ilusión y determinación”, explicó el español con sinceridad.

“El momento ha sido malo. Es un reto para mí, y estoy preparado para aceptar la adversidad y la dificultad que van a conllevar. Pero, también, con la confianza de que tengo unas semanas para ponerme en forma. Nunca lo he dicho así porque para mí todos los torneos son muy importantes, y más en esta parte de la temporada. Ha sido muy duro no poder jugar en Montecarlo y Barcelona, pero me quedan tres semanas para París. Desgraciadamente este año me lo tengo que tomar un poco más así”.

“Hay que poner las cosas en perspectiva siempre. Estoy muy feliz por cómo había empezado el año, aunque también tengo que ver la parte negativa. Después de cinco meses sin jugar, con todo lo que había costado llegar al nivel que llegaba ganando tres torneos seguidos y estando en la final de otro, que me rompa la costilla pues ya tiene narices. Pero es lo que hay. Debo hacer el trabajo diario lo mejor que pueda cada día, valorando las cosas positivas que puedan ir sucediendo y con la humildad de que las cosas, cuando vuelves y más en medio de la temporada, no suceden de inmediato”.