Nadal sobrevive a cuatro pelotas de partido

Antonio Arenas Noticias Mutua, Tenis, Tenis masculino

Cuatro puntos de partido en contra tuvo que levantar Rafael Nadal para avanzar por decimocuarta vez, como mínimo, a la antepenúltima ronda en dieciséis participaciones en el Mutua Madrid Open. Este jueves lo logró por novena edición consecutiva (2013-2022) tras imponerse en un encuentro de infarto a David Goffin. El tercer cabeza de serie necesitó tres horas y ocho minutos para doblegar la resistencia del belga en tres sets (6-3, 5-7, 7-6[9]).

La fiabilidad del español en la Caja Mágica le sitúa una vez más en las rondas decisivas para buscar ampliar su dominio en el palmarés del torneo, por ahora con cinco coronas (2005, 2010, 2013-14 y 2017). En la edición del XX aniversario del #MMOPEN, Nadal ya está entre las ocho últimas raquetas aspirantes al título y espera rival del choque entre su compatriota Carlos Alcaraz y el británico Cameron Norrie.

Goffin, que venía de la fase previa, puso en dificultades al mallorquín en el inicio del encuentro que se disputó en el Estadio Manolo Santana. El jugador nacido en Lieja obtuvo su primera ventaja con un break en el quinto juego que no logró confirmar (2-3). Entonces el No.4 de la ATP enlazó cuatro juegos de forma consecutiva y se agenció el primer set en 46 minutos de intensa duración.

A pesar de que Nadal llegó a disfrutar de dos pelotas de partido, en el noveno y décimo juegos, para cerrar el triunfo; fue el No.60 del ranking quien forzó el set decisivo en un segundo acto que se superó la hora de duración. El tenista local tuvo break de ventaja y logró mantenerlo hasta que dispuso de su servicio para terminar el encuentro. Cuatro juegos consecutivos, con la rotura decisiva en el duodécimo juego, elevaron a Goffin.

Ninguno de los dos tenistas dio tregua en el tercer set al mantenerse los juegos de saque al mando y el nivel de juego crecía a medida que el partido se acercaba a las tres horas de duración. Entonces el ganador de 21 títulos de Grand Slam logró rubricar, con un tanteo de 11-9 en el desempate tras verse 4-6 y con otros dos ‘match points’ abajo, su triunfo número 54 sobre la arcilla madrileña, por solamente diez derrotas.

Aceptar la adversidad

Nadal no podía disimular la adrenalina soltada tras el triunfo, pero fue realista al acabar el encuentro. “No es para romper ningún momento épico. Ha sido un final de partido increíble al nunca hubiésemos tenido que llegar porque estaba controlado. Pero sabemos que las cosas no son perfectas en este momento, vengo de un tiempo sin competir y hay que aceptar lo que viene peleando hasta el final. Es lo único que puedo hacer con la ayuda de todos vosotros. Muchas gracias al público”, confesó.

El tenista nacido en Manacor desveló las claves para mantenerse con entereza a pesar de ver como su ventaja se dilapidaba. “No puedo considerarme tan bueno como para no cometer errores. Hay que trabajar punto a punto sabiendo que a veces las cosas no se terminan cuando uno espera y no por ello debo dejar de intentarlo. Entrenamos para sobreponernos a situaciones adversas”, aclaró.

Aunque este tipo de partidos ayudan a sobreponerse a la inactividad, Nadal es consciente que el desgaste puede pasar factura en la ronda de cuartos de final. “Necesitaba ritmo de partido, quizás no tanto, para encarar el partido de mañana con más garantías. Pero hay que ser realistas y sé que es una semana complicada. Ocurra lo que ocurra, haber ganado dos partidos aquí es una noticia fantástica. Seguro que me sirve muchísimo y no renuncio a nada mañana”, concluyó.