Thiem volverá a buscar la copa

Antonio Arenas Noticias Mutua

La imposición de un estilo por las bravas. Dominic Thiem remarcó este sábado su autoridad sobre tierra batida para alcanzar la final del Mutua Madrid Open por segundo año consecutivo. Con un juego basado en la potencia y el dominio del fondo de pista, el austriaco firma la segunda final ATP Masters 1000 de su carrera y encuentra una gran oportunidad en sus manos: buscar su primera copa de la categoría este domingo.

El No. 7 mundial desmanteló (6-4, 6-2) el plan de Kevin Anderson para ganarse la admiración de la Caja Mágica. Un día después de destronar al vigente campeón Rafael Nadal y presentar una firme candidatura al título, Thiem remarcó sus intenciones de la semana en la capital española.

“Tengo una gran confianza. Es mi segunda final Masters 1000 y estoy deseando llevarme el primer título”, advirtió Dominic con la victoria aún caliente. “Me siento realmente feliz por alcanzar mi segunda final en dos años aquí”.

Apenas bastó un juego para comprobar su predisposición. Ante el poderío de su rival, uno de los jugadores más contundentes del circuito al poner la pelota en circulación, Thiem ofreció una clase de resistencia en el fondo. El austriaco se retorció en defensa hasta coronar un juego de 14 puntos, asestando un tremendo golpe psicológico en los albores del partido. Presente en su primera semifinal Masters 1000, Anderson no pudo encontrar un recibimiento más adverso.

El zarpazo inicial fue suficiente para Dominic, protagonista de un set con claro planteamiento táctico. El austriaco se protegió de los bombazos de Anderson restando a más de 4 metros de la línea de fondo, ganando un tiempo fundamental para armar sus golpes e imponer su contundencia en los intercambios. “El partido era completamente distinto al jugado ante Nadal. Ayer resté pegado a la línea, pero hoy necesitaba retroceder varios pasos”. Un orden posicional conservado en todo momento, incluyendo la situación crítica encarada con 5-4 para levantar un 0-40 antes de resolver el parcial a su favor.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Thiem frena a Nadal en la Caja Mágica

“Romper en el primer juego siempre ayuda”, reconoció Dominic. “Estuve muy concentrado durante todo el encuentro salvo en un juego, en ese 4-5 en el primer set. Pude resolverlo a tiempo”.

Que Thiem controlaría sin excepción los momentos clave quedó claro de inmediato. Como sucediera en el primer set, y remarcando que el encuentro avanzaría en una sola dirección, Dominic quebró el servicio de Anderson en el juego que abrió la manga. Un escenario idóneo para soltar definitivamente su juego y levantar una ventaja colosal (5-1) en un abrir y cerrar de ojos antes de sentenciar el duelo.

Ante una de las grandes oportunidades de su carrera, Thiem completó un esfuerzo basado en el orden. Sin renunciar a un juego volcado al ataque, colocando hasta 16 tiros ganadores fuera del alcance de un rival de 2.03m, el austriaco tomó la victoria cometiendo apenas ocho errores no forzados – un trabajo aséptico en una superficie que exige desgaste como ninguna otra.

“Un jugador así te saca de la pista, de manera que tenía bastante claro el plan a desarrollar“, aseguró Thiem. “No debía intentar darle la misma altura en cada tiro y esto es algo que hice muy bien. Es un detalle importante ante grandes sacadores y pegadores, no debes darles ningún ritmo”.

Además, la victoria supuso un impulso moral para Thiem, capaz de sellar el triunfo pese a entrar en pista con un contundente 0-6 en el histórico de enfrentamientos ante Anderson. En una rivalidad íntegramente librada sobre superficie dura, el austriaco mandó un claro mensaje en su primera oportunidad que encontró sobre polvo de ladrillo.

Thiem disputará la final del Mutua Madrid Open ante el ganador de la segunda semifinal, el duelo #NextGenATP que cerrará la jornada entre el segundo cabeza de serie alemán Alexander Zverev y el canadiense Denis Shapovalov. “Será un partido duro ante un jugador joven”, reconoció Thiem antes de enfocarse en una misión evidente: buscar en Madrid el título más notable de su carrera.