Territorio Bryan

Antonio Arenas Noticias Mutua

No son los vigentes campeones, la tierra batida no es su escenario predilecto y tampoco comenzaron la temporada con la etiqueta de números uno del mundo. Pero cada vez que se acerca el Mutua Madrid Open, los gemelos Bob y Mike Bryan acaparan todas las miradas. Son los grandes favoritos en cada edición. No obstante, los hermanos estadounidenses acumulan cinco coronas desde que estrenaron su palmarés en 2006. Repitieron en 2007 sobre pista dura cubierta. Ni siquiera el cambio al polvo de ladrillo causó alergia alguna en los norteamericanos para continuar celebrando victorias. Los Bryan dominaron en 2010, 2011 y 2013 sobre el albero. Y en 2014 acudieron por última vez a una cita por el título.

Desde entonces el dobles en la Caja Mágica anda huérfano de un equipo que dicte sentencia. Si bien es cierto que la pareja compuesta por Rohan Bopanna y Florian Mergea se ha abonado a las finales durante las últimas dos temporadas (campeones en 2015 y finalistas en 2016), serán Jean-Julien Rojer y Horia Tecau los encargados de defender los 1.000 puntos en juego en la tierra batida madrileña. El holandés y el rumano lograron en el Mutua Madrid Open su mayor éxito de la temporada, después de acabar en 2015 como la mejor pareja del año.

Pero la competitividad en el circuito de dobles es extrema. Mucho más sobre arcilla. El abanico de posibilidades se amplía de la mano de la polivalente pareja conformada por Pierre-Hugues Herbert y Nicolas Mahut, que funciona especialmente bien en territorio ATP Masters 1000. No obstante, el pasado curso discutieron por el trofeo en la última ronda en cuatro torneos de esta categoría (Indian Wells, Miami, Montecarlo y París-Bercy), quedándose a tan solo 25 puntos de terminar la temporada como la mejor dupla del año.

Ese premio quedó en las manos de Jamie Murray y Bruno Soares, una de las parejas más duras que combina la habilidad sobre pistas rápidas del británico con la capacidad de resistencia del brasileño en superficies más lentas. A pesar de sus cualidades, la pasada temporada no pudieron superar su debut ante Henri Kontinen y John Peers, recientes campeones en el Abierto de Australia. El finlandés y el australiano han ganado posiciones en las quinielas después de su salto de calidad como equipo.

Especialistas locales

Si hay una pareja que persigue por talento, posibilidades y ambición el trofeo, es la de los vigentes campeones en Roland Garros: Marc López y Feliciano López. Ninguna pareja española se ha corona en la capital del país, y catalán y toledano parten sobre el papel como grandes candidatos. Al igual que otros especialistas locales como Pablo Carreño y Guillermo García López, que elevan su rendimiento en los grandes torneos. No obstante, si en el pasado Abierto de Australia pisaron las semifinales, en el US Open jugaron el partido por el título.

También Marcel Granollers suena entre los favoritos, después de que este curso fusionara su raqueta con otro especialista en la prueba como Ivan Dodig. Por otra parte, la superficie exige contar siempre con jugadores como Juan Sebastián Cabal y Robert Farah, además de la sociedad entre David Marrero y el mexicano Santiago González.

Garcia y Mladenovic defienden título

Desde que la pareja italiana conformada por Sara Errani y Roberta Vinci dejó de compartir el mismo lado de la pista, el cuadro femenino de dobles ha quedado desierto de un equipo líder. Y esta temporada se repetirá la misma tendencia. No obstante, las vigentes campeonas del Mutua Madrid Open, las francesas Caroline Garcia y Kristina Mladenovic, no partirán en el cuadro después de que este mismo curso decidieran centrar sus carreras en el singles, después de un exitoso camino juntas con títulos en Charleston, Stuttgart, Roland Garros o el propio Mutua Madrid Open. Así, la prueba por parejas femenina queda más abierta que nunca.

Bethanie Mattek-Sands también ocupa un lugar en la terna de favoritas. La estadounidense fue la única capaz de repetir trofeo en los dos primeros meses de competición con diferente pareja. En Brisbane compartió título con Sania Mirza (finalista en la pasada edición junto a Martina Hingis), mientras que en el Abierto de Australia conquistó el cuarto Grand Slam de su carrera, siempre al lado de Lucie Safarova. La americana y la checa serán una de las grandes alternativas a la corona.

En ese abanico de posibilidades se destapan varias opciones de La Armada. Y es que las españolas persiguen en las últimas temporadas estrenar un palmarés que se mantiene en blanco para la vitrina local. Carla Suárez y Garbiñe Muguruza lo han intentado en dos ocasiones, pero tanto en 2014 como en 2015 se quedaron a las puertas. Sobre todo, hace dos temporadas cuando el super tie-break decidió el título del lado de Casey Dellacqua y Yaroslava Shvedova. Para este curso, aparece además el nombre de María José Martínez que ha unido sus fuerzas junto a la eslovena Andreja Klepac. Todas pelearán por acabar con la sequía en casa.

Protagonismo de Rumanía

Si bien el cuadro de dobles masculino carece de una pareja que haya tomado el testigo a los Bryan para dominar el Mutua Madrid Open, una constante se ha repetido en las últimas ediciones: uno de los campeones es de nacionalidad rumana. El pasado curso fue Horia Tecau, quien junto a Jean-Julien Rojer, tomó el relevo a Florin Mergea. El de Bucarest, campeón en 2015, se quedó a las puertas del doble junto a Rohan Bopanna.

Serena, agente doble

Sólo una jugadora en la historia del torneo ha podido conquistar el trofeo en la modalidad individual y de dobles. La menor de las Williams se estrenó en 2010 en la prueba por parejas junto a su hermana Venus y dos años más tarde levantó el título en solitario. También repetiría en 2013. Serena es el único agente doble del cuadro femenino.