Una batalla imperdible

Antonio Arenas Noticias Mutua

La Caja Mágica no es para cualquiera.

La tierra batida del Estadio Manolo Santana está lista para recibir a las mejores tenistas del mundo y la competición de 2019 promete ser espectacular. En un circuito femenino plagado de estrellas en plena madurez y con jóvenes talentos bien asentados entre la élite, el Mutua Madrid Open se prepara para brindar un torneo inolvidable. Con el altísimo listón dejado en las últimas temporadas, la Caja Mágica abre sus puertas en una de las ediciones más abiertas que se recuerdan. Sólo queda sentarse a disfrutar del torneo.

La nómina de reinas muestra a las claras su dificultad. Las últimas ocho ediciones han sido coronadas por campeonas de Grand Slam, un grupo de líderes en el vestuario que colocan en Madrid una cita en rojo en su calendario. Nadie se lo quiere perder y, sobre todo, nadie quiere perder en Madrid. En pleno corazón de la gira sobre la superficie más lenta del circuito, el Mutua Madrid Open recibe a las mayores atletas del mundo en plena forma y dispuestas a dejar hasta la última gota de sudor en pista. Cada temporada, las primeras raquetas mundiales marcan diferencias en la capital de España y 2019 no va a ser una excepción. El cetro de Madrid, uno de los más importantes en todo el calendario WTA, es codiciado por talentos de todo el mundo. Y las pruebas son más que evidentes. La final librada en la campaña 2018 entre la checa Petra Kvitova y la holandesa Kiki Bertens, una lucha sin tregua que rozó las tres horas de esfuerzo, fue reconocida como uno de los mejores partidos de toda la temporada en el apartado femenino. Una intensidad que todavía se recuerda entre los pasillos del Estadio Manolo Santana. Y Madrid quiere más.

Nuevas caras con hambre

El interés del Mutua Madrid Open 2019 gana enteros por la profundidad del vestuario femenino. La posibilidad de encontrar a una nueva campeona gana visos de realidad ante la irrupción de grandes talentos entre la élite WTA. No hace falta rebuscar demasiado para encontrarse con talentos que aspiren con pleno derecho al trono madrileño. La estadounidense Sloane Stephens, vigente subcampeona de Roland Garros, es una de las grandes atracciones del torneo en esta inminente edición. Una jugadora criada sobre tierra batida, tiene en el Mutua Madrid Open una cuenta pendiente que saldar. Ahora, y ya como campeona de Grand Slam y notable experiencia en el Top 5 mundial, la norteamericana será una de esas figuras a evitar por cualquier aspirante a la copa.

Pocos pueden descartar las opciones de Naomi Osaka. La japonesa, convertida a principios de temporada en nueva No. 1 mundial, es de esas atletas que caminan con un rumbo distinto al resto. Doble campeona de Grand Slam con apenas 21 años, ha demostrado una valentía total para asaltar los mayores torneos del calendario. Apenas una participación previa en Madrid impide comprobar el recorrido que puede tener en la Caja Mágica una de las grandes animadoras del circuito femenino. Con una planta de 1.80m y una potencia de juego fuera de toda duda, la asiática es una de las grandes esperanzas para dar espectáculo en Madrid.
En un vestuario femenino con el fondo de armario cada vez más amplio, hay un buen grupo de jugadoras deseando tirar la puerta en la capital española. Perfiles como la ucraniana Elina Svitolina, la holandesa Kiki Bertens, vigente finalista, o la alemana Angelique Kerber, antigua No. 1 mundial, llegan a la Caja Mágica con todo el crédito para intentar tomar el testigo.

Halep quiere recuperar su hogar

Si los nuevos rostros luchan por abrirse paso, nada como regresar a un lugar donde se ha disfrutado. Pocas tenistas como Simona Halep conocen las entrañas de la Caja Mágica, uno de los lugares más importantes de su carrera deportiva. Hablar de la rumana es hacerlo de excelencia sobre la pista, especialmente en los secretos de la tierra batida. Su capacidad de desplazamiento, su garra y su espíritu de superación se adapta como un guante a la superficie más lenta del circuito.

La rumana tiene en Madrid un segundo hogar. Simona, campeona en las ediciones de 2016 y 2017, encuentra un vínculo especial entre los muros de la Caja Mágica. La vigente campeona de Roland Garros es una de las tenistas más respetadas del mundo sobre tierra batida y aspira a encabezar la lista de campeonas históricas en Madrid con un tercer entorchado. A sus 27 años, la de Constanza atraviesa la plenitud deportiva de su carrera y el Mutua Madrid Open es un escenario ideal para demostrarlo. Muy pocas tenistas cuentan con su capacidad de adaptación para resistir sobre la arcilla.

Fija en la élite WTA durante los últimos tiempos, la europea tiene en la capital de España un punto fundamental en su carrera. En la temporada 2013 recibió una invitación para participar en el torneo. Un año después Simona se encontraba en el Top 10 y peleando por los mayores títulos del circuito femenino. Ese recuerdo siempre ha estado en la mente de Simona y su agradecimiento hacia la Caja Mágica ha estado presente en cada edición. Una de las tenistas más competitivas del mundo siempre encuentra un fuego especial en Madrid y la oportunidad de disfrutar con su talento es un privilegio que nadie puede perderse.

La baza local

Temporada tras temporada el tenis español suspira por una gran alegría. El Mutua Madrid Open es el torneo de mayor prestigio a disputar en la península y el significado es más que especial para las tenistas locales. Con largas carreras ya a la espalda y la ilusión como motor, las grandes candidatas locales volverán a tener muchas miradas sobre sus hombros. Garbiñe Muguruza representa el mayor exponente del tenis español en la actualidad. Y la edición de 2019 puede suponer una oportunidad diferente en sus manos. Con un protagonismo menor que en temporadas anteriores en el circuito femenino, Muguruza llega a Madrid ante la opción de reivindicar la altura de su talento. Un atleta diferente, que nunca necesitó mantener una línea constante de resultados para mostrar su mejor nivel, Garbiñe tiene todas las armas para asombrar a la Caja Mágica. El apoyo no le va a faltar.

La tenacidad de Carla Suárez siempre ha sido aplaudida por el público de Madrid. La canaria, una de las grandes veteranas del circuito femenino, siempre ha tenido un talento especial para domar la tierra batida. Con varias incursiones hasta los cuartos de final en la Caja Mágica, pocas jugadoras pueden presumir de un juego tan táctico y virtuoso como el suyo, una habilidad clave en
la superficie más lenta del circuito. Desde la perseverancia para esperar su oportunidad, nunca se puede descartar la inspiración  de un talento bien cubierto de trabajo.

Petra quiere el póker

La jugadora checa puede presumir de ser la única tenista que ostenta tres coronas del Mutua Madrid Open. La potencia de su juego, con un servicio y una derecha colosales, encuentran en la Caja Mágica un escenario más que perfecto. En una de las demostraciones de autoridad más notables en la historia del torneo, la zurda coronó la edición de 2018 entregando apenas tres
mangas en todo el torneo. Una rareza en una era con predominio del juego de fondo, la velocidad de pelota y la alternativa en el marcador. Pero Petra, claro, solo hay una.

La tenista de Bílovec siempre tendrá un recuerdo especial de Madrid. Sobre la tierra batida de la Caja Mágica firmó su gran conquista tras sufrir una agresión a mano armada en su domicilio, demostrando a todo el mundo una innata capacidad de superación en la vida. Desde que tomara el trono en la capital de España, Petra ha logrado relanzar su carrera sin freno hacia la cima y en 2019 vuelve con todas las bazas para intentar revalidar la copa. Para una amante de las pistas rápidas, la Caja Mágica representa una oportunidad única sobre tierra batida. Dos títulos y una semifinal en sus últimas tres visitas dejan a las claras el respeto que infunde Petra al acudir al Mutua Madrid Open. Una regularidad muy por encima de cualquier otra rival en el torneo madrileño. La temporada 2019 supondrá una oportunidad para extender su legado y, claro, un privilegio para cualquier aficionado. Los amantes del juego directo y la competitividad sin paliativos están de enhorabuena un año más, con la oportunidad de disfrutar con Petra bajo el sol madrileño. La historia espera por Kvitova y la opción de pelear una cuarta copa en el Estadio Manolo Santana.

En una de las temporadas más igualadas en el circuito femenino, la competición en Madrid promete ser realmente espectacular. La Caja Mágica ya ultima sus detalles para recibir a las mejores raquetas del circuito con los brazos abiertos. Ningún partido será sencillo y solo las más fuertes encontrarán el rumbo hacia la victoria. El reto está servido para todas las aspirantes a la gloria. Una edición con muchas candidatas para un solo cetro.