Primer Masters 1000 en tierra batida para Murray

Mutua Madrid Open Tenis masculino

Andy Murray has become the third player, after Switzerland’s Roger Federer and Rafa Nadal, to be proclaimed champion in both of the Mutua Madrid Open’s venues, having also won the tournament in 2008 in the Casa de Campo. The Brit beat Nadal 6-3, 6-2 in a 2015 final that lasted just one hour and 28 minutes. Murray was well on top from start to finish. Not only was he 3-0 in front at the first break, but he had also only dropped one of the encounter’s first 13 points. The Scotsman really made his shots count, with 54 of his 56 points helping him towards winning games.

The Balearic Islander came close to a comeback in the first set, with two break points in game seven. He came agonisingly close on his first attempt. After dropping his serve in the second game, Nadal served three games to love, but failed to defend the first set point for Murray, who saw off both of last year’s finalists in less than 48 hours in the Caja Mágica (he knocked out Kei Nishikori on Saturday).

Any hint of parity at the end of the first set evaporated in the second, as Nadal continued to suffer on his backhand, his Achilles heel in the final, and Murray’s two breaks earned him a lead that proved too much for the Mallorcan.

The win means that Murray, who had never won a tournament on clay until May 2015, now has his first Masters 1000 on the surface. His has won all nine matches he has played since tying the knot with Kim Sears.Andy Murray se ha convertido en el tercer jugador, después del suizo Roger Federer y Rafa Nadal, que se proclama campeón en las dos sedes del Mutua Madrid Open, pues también fue el vencedor en 2008 en la Casa de Campo. El británico ha derrotado a Nadal en la final de 2015 por 6-3 y 6-2 en solo 1 hora y 28 minutos. Murray ha sido el claro dominador de principio a fin, pues cuando han descansado por primera vez no solo llevaba una ventaja de 3-0, sino que tan solo había cedido un punto de los 13 disputados. El escocés ha rentabilizado muy bien su puntuación, pues 54 de los 56 tantos que ha logrado le han servido para ganar juegos.

El balear estuvo muy cerca de recuperar terreno en el primer set, ya que dispuso de dos bolas de break en el séptimo juego. La primera de ellas se le marchó por un margen mínimo. Después de entregar el saque en el segundo juego, Nadal encadenó tres seguidos en blanco con su servicio, pero acabó cediendo a la primera bola de set que ha tenido Murray, que en menos de 48 horas ha podido con los dos finalistas de 2014 en la Caja Mágica, pues el sábado derrotó al japonés Kei Nishikori.

Las sensaciones de cierta igualdad que se vivieron al final del primer set, se evaporaron con la llegada del segundo, pues Nadal vio cómo aumentaron los problemas con el revés, su golpe más vulnerable en la final, y concedió una desventaja de dos breaks que ya resultó definitiva.

Con el triunfo, Murray, que hasta mayo de 2015 no había ganado ningún torneo en tierra batida, ha conseguido su primer Masters 1000 en la superficie. Desde que contrajo matrimonio con Kim Sears ha ganado los nueve encuentros que ha disputado.