Gisela Dulko: “Llegar al número 1 junto a mi mejor amiga fue inolvidable”

Mutua Madrid Open Tenis femenino

Gisela Dulko (Buenos Aires, Argentina, 30 de enero de 1985) anunció hace unos días la difícil decisión de poner fin a su carrera deportiva después de 20 años dedicados al tenis. La jugadora argentina alcanzó el número 1 del mundo en la modalidad de dobles después de una memorable campaña junto a su amiga Flavia Pennetta, y tras hacer pública su retirada repasó su dilatada carrera y explicó sus planes de futuro en una entrevista exclusiva con la página web oficial del Mutua Madrid Open.

Gisela anunciaste hace unos días tu retirada del tenis profesional después de una larga carrera. ¿Cuáles son los motivos que te han llevado a dejarlo con solo 27 años?

Hace unos días lo hice oficial. Llevaba sin jugar unos meses y es una decisión que tenía pensada desde principios de año. Tomé la decisión porque mis prioridades pasan por otro lado, mi cabeza ya no estaba al 100 por cien con en el tenis. Y para ser deportista profesional, tu deporte tiene que ser tu auténtica prioridad. Para mí el tenis fue mi prioridad durante 15 años, y hoy cambió esa prioridad, así que decidí hacerme a un lado en vez de seguir jugando sin las mismas ganas que antes.

¿Con qué recuerdo te quedas de una carrera de 20 años dedicados al tenis?

Me llevo los mejores recuerdos. Me fue mejor de lo que esperaba y tengo muchos recuerdos lindos del tenis. Partidos, personas, resultados, torneos, mucha gente que conocí durante todos estos años viajando…Son muchos recuerdos bonitos los que me llevo.

¿Cómo va a ser tu vida ahora que dejas la práctica del tenis? ¿A qué quieres dedicar tu tiempo?

Ahora estoy dedicando mi tiempo a mi familia. Es algo de lo que ya tenía ganas. Hace dos o tres meses que no viajo, solo he viajado a Argentina a visitar a mi familia y volví a Valencia, donde estoy disfrutando mucho con mi marido, haciendo cosas que antes al estar viajando mucho no podíamos hacer. Poco a poco tengo que adaptarme al nuevo cambio en mi vida. Por ahora no tengo horarios, estoy disfrutando y no tengo ninguna obligación, que eso es lo que quería. Ya más adelante seguro que algo voy a hacer porque soy una persona muy inquieta y no voy a quedarme parada sin hacer nada, pero por el momento, quiero disfrutar, nada más.

Los mayores éxitos de tu carrera han llegado en categoría de dobles y sobre todo junto a Flavia Pennetta como pareja, con la que disfrutaste de un año espectacular con siete títulos, y que además es una gran amiga tuya. ¿Cómo es Flavia Pennetta dentro y fuera de las pistas?

Flavia fue muy importante en mi carrera, sin duda, pero lo mejor que me llevo de ella es su amistad. Somos muy amigas fuera de la cancha, y haber logrado tantas cosas juntas fue increíble para nosotras. Lo disfrutamos de otra manera siendo tan amigas. En 2010 decidimos jugar juntas a tiempo completo y no nos equivocamos, fue mejor de lo que imaginábamos. Fue un año increíble donde ganamos siete torneos, incluido el Masters, y poco después el Abierto de Australia. Fue increíble, haber tocado el número 1 del mundo junto a mi mejor amiga es algo inolvidable.

Juntas llegasteis a la final del Mutua Madrid Open en 2010 en medio de una increíble racha de victorias, aunque finalmente perdisteis en esa final ante las hermanas Williams. ¿Qué recuerdos te quedan de aquel torneo?

Tengo los mejores recuerdos de aquel torneo. Recuerdo que con Flavia veníamos de una racha buenísima. Habíamos ganado Miami, Stuttgart, Roma, y llegamos a Madrid con muchísima confianza. En primera ronda nos tocó un partido durísimo ante Peschke y Srebotnik, a las que habíamos ganado en la final de Sttutgart. Jugamos muy bien y llegamos a la final con mucha confianza, y allí fue la primera vez que nos enfrentamos a las hermanas Williams. Fue un partido extraño porque entramos observando mucho su juego. Ellas se hicieron con el primer set bastante rápido y aunque luego reaccionamos y tuvimos incluso bola de set en el segundo, al final ellas se llevaron la victoria, y creo que la merecieron porque jugaron muy bien. Nos fuimos muy contentas porque Madrid es un torneo grandísimo y hacer una final no está nada mal.

Durante tus inicios en la modalidad de dobles tuviste numerosas parejas: Conchita Martínez Granados, Maria Kirilenko, Patricia Tarabini, Shahar Peer… ¿Es una de las tareas más difíciles encontrar a alguien con quien complementarte en la pista?

Es difícil, pero la verdad es que yo en mi carrera me sentí bien con todas las jugadoras que tuve a mi lado. Tuve muy buenos resultados en juniors y los tres Grand Slams que gané en juniors fueron con parejas diferentes. Con Flavia sí que encontré una regularidad. Las dos tomamos la decisión de jugar juntas un año entero. Era la primera vez que hacía eso con una pareja de dobles, y salió increíble. Ojalá lo hubiéramos hecho un poco antes.

Cuando comenzaste a jugar al tenis, ¿imaginaste que un día llegarías al número 1 del mundo en el ranking de dobles?

No, nunca lo imaginé. Yo tenía 7 años cuando decidí que quería ser tenista profesional. Entonces era muy pequeña. Solo pensaba en divertirme. Soñaba con jugar en los mejores estadios del mundo contra las grandes jugadoras, pero nunca pensé que me iba a ir tan bien.

Hace unos meses te uniste como pareja a tu compatriota Paola Suárez, una de las mejores jugadoras de la historia en dobles, para competir en los Juegos Olímpicos. ¿Cómo vivisteis esos meses previos y la cita olímpica, que era la tercera para ti?

Decidí con Paola prepararnos para los Juegos Olímpicos. Lamentablemente los resultados no fueron buenos, perdimos en primera ronda. Pero para mí fue una gran experiencia. Me quedo con que intenté dar lo mejor y fue un placer jugar junto a Paola.

Con tu retirada el tenis femenino de Argentina se queda un poco huérfano, mientras que en hombres hay hasta 15 argentinos entre los 200 mejores del mundo. ¿Por qué crees que están surgiendo menos talentos femeninos en tu país en los últimos años? 

Está difícil el tenis femenino en Argentina últimamente. Ahora va a ser una incógnita lo que va a pasar. Está Paula Ormaechea, que es una chica muy joven de 20 años, que está jugando bien, que está haciendo las cosas muy bien, que le pone mucha seriedad y mucho profesionalismo a su carrera, pero vamos a ver cómo le va. Ojalá que le vaya bien, pero la verdad es que últimamente no había muchas jugadoras. Ahora que ya no juego voy a tratar de ayudar en lo que pueda para que eso cambie.

Hemos vivido una gran temporada en el circuito de la WTA con tres jugadoras como Victoria Azarenka, Serena Williams y Maria Sharapova a un excelente nivel. ¿Cómo ves el panorama actual del tenis femenino?

Está muy competitivo todo. Esas tres jugadoras tuvieron un año impresionante. Están a un nivel quizá más alto hoy en día, pero hay muchas jugadoras que están jugando bien y creo que el año que viene va a ser todavía más competitivo. Pero hoy en día, cuando Azarenka, Serena Williams o Sharapova están bien, creo que están un pasito por delante.

¿De quién te acordaste en el momento de anunciar tu retirada?

De mi padre. Le perdí cuando tenía 11 años, y estuvo a mi lado durante toda mi carrera. Cuando yo era pequeña le gustaba mucho mirarme. Él estaba siempre en los entrenamientos, me miraba desde fuera porque no le gustaba entrar en la cancha, era muy tímido. Siempre dije que mi carrera iba a ser para él, y se la dedico a él, y él es la persona en la que pensé cuando decidí retirarme.

¿Qué es lo que más vas a echar de menos del circuito?

Voy a echar de menos la competencia, jugar, porque es mi pasión el tenis. Voy a extrañar a mis amigos, a la gente que conocí en todos estos años y que ahora no voy a ver tan frecuentemente como antes. Pero tengo que mirar hacia delante. Ahora tengo una nueva vida, estoy muy feliz y muy contenta con la decisión que tomé, pero sin duda que lo voy a extrañar, porque es lo que hice durante 15 años y sería muy raro no extrañarlo.Some days ago Argentina’s Gisela Dulko (Buenos Aires, 30 January 1985) announced her decision to hank up her racket after after dedicating 20 years to tennis. After an incredible season shared with her doubles partner, Flavia Pennetta, the South American spent some time occupying the no. 1 spot in the doubles rankings. Now she talks exclusively with the Mutua Madrid Open about her plans for the future.

Gisela, you announced your decision to call an end to your long career two days ago. Why have you retired at just 27 years of age?

I made it official two days ago. I haven’t played for a good few months and it is something I had been thinking about since the start of the year. I made the decision because my priorities were elsewhere, I wasn’t 100% focused on tennis anymore. To be a professional sportswoman your sport has to be your number one priority. Tennis was my focus for 15 years, but that is not the case now and I have decided to put an end to it now instead of playing without the same drive as before.

What will be your longstanding memory after 20 years dedicated to tennis?

I will be taking a lot of fond memories with me. Things have gone better for me than I thought they would. Matches, results, tournaments, all the people I have met during all these years on the road…I have so many fond memories.

What will your life be like now without tennis? How do you want to spend your time?

Now I want to be with my family. That’s something that I have wanted to do for a while now. In the past two or three months I have only been travelling to Argentina to visit my family. Apart from that I have been with my husband enjoying time in Valencia, whereas before I wouldn’t have been able to do that with all the touring I had to do. Bit by bit I am getting used to my new life. At the moment I don’t have a work schedule, I am free to do what I want, which is what I was looking for. In the future I’ll definitely do something else as I’m a restless person, but for now I’m just looking to enjoy myself.

The biggest successes of your career have come in doubles alongside your longstanding friend and partner, Flavia Pennetta, with whom you have lifted seven titles. What is Flavia like on and off court?

Flavia had a big impact on my career without a doubt, but the best thing I will take from my time with her is our friendship. We are friends off the court, and to have won so many things together has been incredible for us. We have enjoyed it even more because we are such close friends. In 2010 we decided to play together and that turned out to be better than we ever could have imagined. That was incredible year in which we won more than seven tournaments, including a Masters and then soon after the Australian Open. It was incredible. Reaching number one in the ranking alongside my best friend was unforgettable.

In the middle of an incredible hot streak of victories you reached the final of the 2010 Mutua Madrid Open, but in the end you were beaten by the Williams sisters. What are your outstanding memories of that tournament?

I have great memories of that tournament. I remember the amazing form myself and Falvia were enjoying. We had won in Miami, Stuttgart and Rome, and were coming to Madrid full of confidence. We had a tough match in the first round against Peschke and Srebotnik, who we had beaten in the Stuttgart final. We played really well and made the final, the first time we met the Williams sisters. It was strange because we came into the match having studied them in depth but still lost the opening set in no time. We reacted well and even managed a set ball in the second set but they won out anyway, and I think it was deserved in the end. We left Madrid really happy with ourselves though because it is such a huge tournament and making the final is no easy feat.

You have had plenty of partners in your doubles career: Conchita Martínez Granados, Maria Kirilenko, Patricia Tarabini, Shahar Peer… Is it hard work to find someone you can play alongside on the court?

It is tough, but to be honest I have always felt comfortable with all the people I have played with during my career. I enjoyed some good results as a junior and the three junior grand slams I won were with different partners. With Flavia I found someone who I really clicked with. Together we decided to spend a season playing side-by-side. That was the first time that I had a doubles partner, and it was incredible. If only we had started beforehand!

When you began playing tennis did you ever think that one day you would be part of the world no. 1 pair?

No, never. I decided that I wanted to be a professional tennis player when I was seven years old. All I wanted to do was enjoy myself. I dreamed of playing in the best stadiums in the world against the best players, but I never thought things would go so well.

A few months ago you paired up with fellow Argentine Paola Suarez, one of the best doubles players of all time, to compete in the Olympic Games together. What was that experience like for you?

Paola and I decided to prepare for the Olympics. Unfortunately the results didn’t go our way as we went out in the first round. All the same, it was a fantastic experience. I gave it my best and it was an absolute pleasure to play with Paola.

With you leaving the sport, female tennis in Argentina is now left with some big boots to fill, while the men’s game continues to flourish with 15 players in the world top 200. Why do you think there are less female players emerging from Argentina in the last few years?

Women’s tennis in Argentina is going through a difficult period. At the moment no one knows what is going to happen. A 20 year old by the name of Paula Ormaechea is playing really well at the moment, but apart from her things look a bit uncertain. I hope things work out but lately there haven’t been many players emerging from the woodwork. Now that I am not playing I am going to do what I can to help that trend change.

We have just witnessed a fantastic season on the WTA circuit with Victoria Azarenka, Serena Williams and Maria Sharapova all on great form. What are your opinions on the state of female tennis at the moment?

Above all else it’s competitive. Those three have all had an incredible season. They are probably the best in the world at the minute, but there are plenty of talented players out there and I think next year will be even more competitive. However, when Azarenka, Serena Williams and Sharapova are on their game, I still think they are a step above everyone else.

Who did you think of when you were retiring?

Of my father. I lost him when I was 11 but he was with me throughout my career. When I was young he would always come to watch me play. He would always come to watch me train, he would watch me from outside because he didn’t like to be on the court. He was really shy. I have always said that my career was for him. I dedicated it to him and he was the person I thought of when I decided to retire.

What will you miss most about playing?

I will miss the competition in a big way, because tennis is my passion. I will miss my friends, all the people I have gotten to know over the years and who I won’t see as much of now. But I have to look forward. I am starting a new life now though. I am really happy and know I have made the right decision. I am going to miss the sport though, because after 15 years involved with tennis it would be very strange not to.