¿La hora de Garbiñe?

Antonio Arenas Noticias Mutua

¿Y por qué no? Garbiñe invita a soñar al público local. Si hay una edición propicia para estrenar el palmarés nacional en el Mutua Madrid Open, es sin duda la de 2017. No sólo por la ausencia por maternidad en el cartel de una de las grandes dominadoras de la década como Serena Williams (campeona en 2012 y 2013), también porque Muguruza cuenta con argumentos suficientes en su raqueta para pelear por la corona. Consolidada entre las diez mejores del mundo, ha demostrado su capacidad para inclinar a las mejores del mundo y la tierra batida de la Caja Mágica es un escenario que, a priori, potencia sus virtudes.

La española dispone de armas para que las piezas de su tenis encajen en la Manolo Santana. Sus tiros directos desde el fondo son dardos envenenados y la violencia de su servicio su mejor aliado. Además, Garbiñe llega en un momento de madurez, en el que ha aprendido a canalizar la tensión y manejar los nervios. El poder de la experiencia fortalece a una jugadora de 23 años con tintes de veterana, que se siente cómoda en los grandes escenarios como el Mutua Madrid Open. Ya lo demostró hace apenas un año en la Philippe Chatrier, donde desbancó a la número uno del mundo en la final para levantar al cielo de París su primer Grand Slam. El cuarto título de Roland Garros para el tenis femenino español.

Eso sí, Muguruza mantiene una deuda histórica con el torneo que está dispuesta a saldar de una vez: nunca ha logrado superar la segunda ronda. Le ocurrió en 2014 (segunda ronda vs Samantha Stosur), en 2015 (segunda ronda (vs Svetlana Kuznetsova) y 2016 (segunda ronda vs Irina Camelia Begu). Siempre el set definitivo dictó sentencia en su contra. Esta vez, si es capaz de lidiar con la presión de jugar en casa, sus posibilidades se multiplican. Pero las miradas no sólo recaen en la muñeca de Muguruza. El tenis nacional propone otros nombres a seguir de cerca.

Entre ellos figura el de Carla Suárez, capaz de protagonizar algunos partidos memorables como la victoria ante Ana Ivanovic en 2015 que le sirvió para firmar su mejor marca en el torneo con los cuartos de final. A pesar de que arrastrar problemas en el hombro, su nombre siempre se baraja entre las ‘outsiders’. Mucho más sobre tierra batida. Pero Carla y Garbiñe no estarán solas. También Lara Arruabarrena y Sara Sorribes estarán en el cuadro final del Mutua Madrid Open, gracias a las wild cards concedidas por la organización. La tolosarra ha celebrado recientemente su mejor ranking WTA, acercándose a las puertas del Top 50, una final en Bogotá y su actuación más destacada en un torneo de categoría Premier Mandatory (octavos de final en Miami). Por su parte, ha irrumpido este curso entre las cien mejores del planeta para acomodarse en el Top 80, firmando sus primeras semifinales en un torneo WTA y liderando al equipo español de Copa Federación el pasado mes de abril.

Halep defiende corona

A pesar de lo que dicta la razón y sugiere el corazón, nadie debe olvidar que Simona Halep custodia las llaves de la vitrina. A pesar de su 1,68 m, ha sabido contrarrestar la potencia de las grandes pegadoras para asentarse entre las diez mejores raquetas del mundo. Y en el Mutua Madrid Open su agilidad y movilidad han sido claves para que la rumana sea la vigente campeona del torneo más importante sobre tierra batida que figura en su palmarés.
Pero su rendimiento el pasado curso no fue un oasis en el desierto. Halep, que sólo concedió un set en su camino hacia el título, registra un balance de 11-2 en sus últimas tres participaciones en la Caja Mágica. Además del trofeo, que le obligará en esta edición a defender los 1.000 puntos en juego, la de Constanza firmó su primera presencia en una final de un Premier Mandatory hace tres temporadas, en 2014. En aquella ocasión desbancó en semifinales a una de las campeonas del torneo como Petra Kvitova, antes de tropezar en la última ronda frente a Maria Sharapova.

Vuelve Maria

Precisamente la rusa será una de las grandes novedades de esta edición del Mutua Madrid Open, que ha concedido una de las invitaciones de su cuadro final a Maria Sharapova. Regresa en 2017 para conservar el idilio que arrancó hace cuatro cursos con su primera final, donde cedió frente a Serena Williams. Desde entonces, ha ganado prácticamente todo lo que ha jugado con un total de 15 victorias en 17 encuentros. Sólo la estadounidense y Svetlana Kuznetsova en las semifinales de 2015 han podido derrotarle en este decorado.
Sharapova, que es una de las seis campeonas que figuran en el palmarés del torneo, regresa a Madrid dos años más tarde para tratar de ampliar su estadística favorable. Con el paso de las temporadas ha experimentado un salto de calidad sobre el albero con tres finales en Roland Garros en las últimas cinco ediciones, además de levantar 10 trofeos en esta superficie de los 15 que ha conquistado desde 2010.

Un póker de posibilidades

Cuatro nombres más acaparan las miradas: Angelique Kerber, Karolina Pliskova, Dominika Cibulkova y Agnieszka Radwasnka. Si bien tendrán que pelear con la maldición que persigue a las favoritas temporada tras temporada en las primeras rondas y que algunas de ellas ya han padecido en el Mutua Madrid Open.
En el caso de Cibulkova llega después de asentarse en el Top 10 de la WTA y este año deberá defender la final que alcanzó la pasada campaña. La eslovaca logró revertir un historial con tres derrotas y sólo una victoria en sus últimas visitas a Madrid, para completar la mejor semana de su carrera en tierra batida, sorprendiendo en la ronda inaugural a Radwanska.

‘Aga’ es otra de las jugadoras con potencial para brillar sobre arcilla, pero sin apenas resultados en la superficie. No obstante, sólo dos de las 30 finales que ha jugado en su carrera tenían el polvo de ladrillo como marco de fondo. En la Caja Mágica se ha quedado a las puertas de la última ronda en dos ocasiones (2012, 2014) y en esta ocasión tratará de sacarse la espina de su prematura despedida en 2016.

Instalada en la élite del circuito, Kerber tratará de desbloquear una racha negativa que arrastra desde hace tres temporadas. Y es que la última victoria de la alemana se remonta hasta 2013, donde pisó los cuartos de final (su mejor marca en el torneo). Desde entonces, Carolina Garcia, Samantha Stosur y Barbora Strycova dejaron su casillero de victorias en blanco en la arena española.
Este póker de posibilidades lo cierra la última en llegar: Karolina Pliskova. Si bien es cierto que la checa, principal verdugo de España en los cuartos de final de la Copa Federación, ha construido su crecimiento en el circuito sobre pista dura, será una de las raquetas a tener en cuenta en Madrid.

Los clásicos nunca mueren

El inicio de temporada ha dejado varios recordatorios a las mentes más frágiles: los clásicos nunca mueren. Nombres ilustres del circuito están de vuelta para abordar la élite de la WTA. No obstante, cerca de cumplir los 38 años, la finalista del Mutua Madrid Open en 2010 Venus Williams coquetea con el Top 10, después de colarse en la final del Abierto de Australia a principios de temporada.

También Caroline Wozniacki vuelve a sacar brillo a su raqueta y camina con paso firme hacia las posiciones de prestigio del ranking. La ex número uno danesa, que fue finalista en la primera edición en la Caja Mágica (2009), firmó los cuartos de final en su última visita a la capital de España en 2015.

Entre las veteranas de guerra ocupa un lugar especial Svetlana Kuznetsova, que ya fue campeona de Roland Garros hace una década. En Madrid, a pesar de la derrota en primera ronda el pasado año, acarició el trofeo hace dos temporadas tras caer en la última ronda frente a Kvitova. La rusa, sólo superada en edad por Serena en el Top 10, tratará de abrirse paso de nuevo en las rondas finales.

Otros clásicos como el poderoso servicio de Samantha Stosur, la incombustible Roberta Vinci o Mirjana Lucic-Baroni, que atraviesa una segunda juventud, amenazan la tierra batida de la Caja Mágica. La batalla está servida. Llegó la hora.

Carla siempre da la cara

Aunque su inicio de temporada ha estado marcado por los problemas físicos, Carla Suárez siempre es una de las raquetas a seguir en el Mutua Madrid Open. Es la española en activo con mejor historial en la Caja Mágica, después de los cuartos de final que afrontó en 2015, donde tuvo que despedirse a manos de Serena Williams. En esta edición buscará su décima victoria, ya que en sus seis participaciones anteriores ha logrado encadenar un balance de 9-6.

Nuevos rostros

Poco a poco las más veteranas abren paso a los talentos más jóvenes en la élite del circuito. Esta temporada nombres como los de Madison Keys (22) o Elina Svitolina (22), Yulia Putintseva (22), Daria Gavrilova (23) o Eugenie Bouchard (23) pretenden escribir un capítulo de madurez en el Mutua Madrid Open. De este quinteto, la australiana Gavrilova consiguió destaparse como la revelación del torneo en 2016 alcanzando los cuartos de final en su primera participación.