Muchas reinas y una sola copa

Antonio Arenas Noticias Mutua

“Ganar en la Caja Mágica me demuestra que puedo aspirar a lo máximo en este deporte”. Simona Halep, campeona de las últimas dos ediciones del torneo, resumió en una frase la importancia del Mutua Madrid Open en el tenis actual. Una cita vital en la temporada de tierra batida que pone a prueba a las mejores atletas del circuito. Bajo una atmósfera templada, una notable altitud y la posibilidad de competir tanto al aire libre como a cubierto, la capital española representa un absoluto reto de adaptación para las jugadoras más brillantes del universo WTA.

La temporada 2018 representa una edición muy especial para el Mutua Madrid Open en su modalidad femenina. Por 10º año consecutivo la Caja Mágica recibe a las mejores tenistas del mundo en un evento consagrado. Una de las cuatro citas de calibre Premier Mandatory a lo largo de la temporada, la más alta categoría del circuito WTA, Madrid se establece durante la última década como una de las grandes joyas del calendario. Una cita marcada en rojo que cualquier tenista aspira tener en su vitrina de conquistas.

Sólo hace falta mirar a la nómina de campeonas para comprender la importancia del torneo. Grandes referencias del vestuario femenino como Petra Kvitova, Maria Sharapova, Serena Williams y Simona Halep se han repartido las últimas siete ediciones sobre la tierra batida de Madrid. Sin excepción, hablamos de tenistas que han alcanzado el número uno mundial. La victoria en la Caja Mágica siempre es una de las más caras de la temporada. Y 2018 se prepara para asistir a una edición con tenis de primer nivel y una exigencia a la altura de las anteriores.

Con multitud de focos a observar durante la próxima semana, la edición femenina ofrece un interés realmente variado sobre la tierra batida. Grandes campeonas que regresan al torneo, una copa por proteger o serias candidaturas locales conforman una de las ediciones más interesantes de las últimas temporadas. Madrid cotiza alto en el vestuario femenino y nadie quiere desaprovechar la oportunidad para marcar con fuerza el terreno.

La soñada victoria española

Un torneo siempre apasionante en su modalidad femenina sigue albergando una gran ilusión. Ver coronada a una jugadora local ante el aplauso de la Caja Mágica. ¿Un imposible? El tenis español cuenta con firmes pilares para intentar firmar algo inédito en la edición de 2018. Las principales candidatas son bien conocidas.

Garbiñe Muguruza regresa a Madrid con una carrera más fortalecida que nunca, habiendo tocado el número uno mundial y caminando como campeona múltiple de Grand Slam. Pocas jugadoras imponen actualmente el mismo respecto Garbiñe, una jugadora de tenis directo y agradecido en las condiciones particulares de Madrid. Convertida en una figura internacional, el apoyo de la grada asegurado y la experiencia acumulada, Muguruza afronta el torneo como una candidata clara a marcar terreno en la capital española. Es la única oportunidad que ofrece el calendario para competir arropada por su afición. ¿Ha llegado el momento de firmar un triunfo en casa?

La veteranía de Carla Suárez coloca a la canaria como un perfil siempre a respetar en Madrid. La habilidad sobre tierra batida de la isleña es reconocida de manera unánime por el vestuario, consciente de su amplio repertorio técnico sobre la superficie más lenta del circuito. En la cima de madurez de su carrera, Carla busca un resultado que corone una trayectoria de perseverancia, tenacidad y sacrificio. Conseguirlo en Madrid representaría un plus moral para una de las figuras más queridas por la afición.

Figuras como Lara Arruabarrena o Sara Sorribes completan una nómina de jugadoras locales con la posibilidad de convertirse en protagonistas. Competir ante sus compatriotas es una oportunidad única para extraer su mejor nivel y firmar una actuación que impulse su temporada.

¿Un triplete histórico?

Cinco años atrás Simona Halep recibió una invitación para competir en el Mutua Madrid Open. Una oportunidad que cambió el rumbo de su carrera. Un punto de inflexión reconocido por la propia rumana, siempre agradecida por el gesto de la Caja Mágica. Ahora, y tras erigirse en una de las referencias del vestuario, regresa a la capital española con un objetivo bien claro: convertirse en la primera jugadora capaz de coronar tres ediciones consecutivas en el Estadio Manolo Santana.

La jugadora de Constanza disputó en 2017 una de las mejores finales jamás vistas en la Caja Mágica. Un duelo electrizante ante la francesa Kristina Mladenovic que todavía permanece en la memoria de los aficionados. La fortaleza que suele mostrar en Madrid convierten a Simona en una de las atletas más apreciadas por la grada y la oportunidad de observar su pericia en directo no tiene parangón.

Proteger la copa sobre la tierra batida española es uno de los grandes retos que ofrece la primavera en el circuito femenino. Nadie ha conseguido torcer el brazo de Halep en Madrid desde la temporada 2015. Su sonrisa, su pasión y sus puños cerrados ya son una tradición en la Caja Mágica. ¿Volverá a repetirse la historia?

El factor Serena

Dos veces campeona sobre la arcilla del Mutua Madrid Open, la estadounidense fue la primera jugadora capaz de revalidar la copa en el Estadio Manolo Santana. La figura de Serena Williams ocupa un lugar muy especial en la historia del torneo y su regreso en la edición de 2018 engrandece en gran medida la competición.

La maternidad ha abierto una nueva etapa en la carrera de la leyenda americana, próxima a cumplir los 37 años sobre una trayectoria de oro. Ninguna jugadora ha infundido una autoridad similar a la menor de las Williams durante la última década y cada presencia se valora ya desde la grada como un enorme privilegio.

Con la tierra batida como alfombra, Madrid aguarda la vuelta de una figura histórica en el deporte moderno. Y el interrogante es cristalino: ¿podrá Serena seguir manteniendo la fortaleza de antaño? Un pasaje apasionante puede estar a punto de ser escrito en las entrañas de la Caja Mágica.

Sharapova siempre resurge

La reina de 2014 llega a la capital española dispuesta a recuperar su grandeza. Una auténtica referencia mental y un reto sobre tierra batida espera a quienes deseen apartar a la rusa del camino hacia el título. Su relación con el Mutua Madrid Open siempre es intensa, acoplando su elevada estatura (1,88m) a las condiciones particulares del vuelo de la pelota y atrayendo a multitud de aficionados tras su estela.

En la edición de 2017 cedió en el debut ante la canadiense Eugenie Bouchard, una lucha abierta de casi tres horas que quedó como uno de los encuentros más intensos del torneo. Esa es la garantía que asegura la rusa sobre la tierra batida de la Caja Mágica. Una entrega absoluta a unos metros de distancia y un espectáculo de competitividad en cada partido.

Una gran actuación en Madrid puede ser un trampolín para la rusa hacia la zona noble del circuito. Para una antigua ocupante del trono WTA es una oportunidad bien clara en el calendario.

Se buscan sucesoras

La competencia es feroz y numerosas son las aspirantes a tomar el testigo. En un evento donde la gloria queda reservada a las figuras más fuertes del vestuario, la prueba suele demostrar quién tiene mayor altura de vuelo. Y la zona noble del circuito femenino está plagada de raquetas hambrientas por dar forma a su primer título en Madrid.

Finalista en la primera edición del torneo, Caroline Wozniacki afronta la edición de 2018 con un vigor renovado. La danesa regresó al número uno mundial esta temporada, levantó su primer Grand Slam y su fortaleza en el fondo de pista siempre le convierten en un obstáculo agónico sobre la tierra batida. Sin lugar a dudas, una aspirante de primer orden en la capital española.

La madurez al alza de Elina Svitolina tampoco es ajena en la Caja Mágica. La jugadora con más títulos individuales en la temporada 2017 llega a la ciudad habiendo demostrado que es capaz de pelear en cualquier escenario. Una de las raquetas con más crecimiento reciente en el circuito, la ucraniana será uno de los principales atractivos del Mutua Madrid Open.

En un circuito WTA realmente abierto, las opciones parecen infinitas. La altitud de Madrid puede favorecer el juego directo de jugadoras como la checa Karolina Pliskova, la letona Jelena Ostapenko o la francesa Caroline Garcia, todas ellas con armas suficientes para tolerar los vaivenes de la tierra batida. Sin olvidar a la antigua número uno mundial Angelique Kerber, uno de los perfiles más físicos del circuito femenino.

La Caja Mágica de Madrid se prepara para recibir a lo más granado del tenis femenino mundial por 10ª temporada consecutiva. Una década de grandes momentos para la historia vividos a unos metros de distancia. Entre los mayores espectáculos sociales presentes año tras año en la capital española, el Mutua Madrid Open ultima detalles para ofrecer una edición a la altura de los mayores eventos tenísticos del mundo. Las damas están preparadas para acudir a la gran prueba de la arcilla.