Nadal asombra en su estreno en Madrid

Antonio Arenas Noticias Mutua

Si las primeras impresiones son las buenas, Rafael Nadal no pudo mandar un mensaje más claro en la Caja Mágica. El vigente campeón emprendió la defensa de la copa con fortaleza, desbordando por 6-3, 6-1 al francés Gael Monfils en apenas 73 minutos de juego. En un Estadio Manolo Santana repleto hasta la bandera, el mallorquín remarcó la superioridad mostrada durante toda la temporada de arcilla.

Tras levantar las coronas en Barcelona y Montecarlo, el ímpetu del balear mantuvo la misma línea en la capital española. Nadal apenas entregó cuatro puntos con su primer servicio y terminó el partido sin conceder una sola rotura, una tarea nada sencilla ante un jugador eléctrico como Monfils.

«Creo mucho en las dinámicas«, aseguró el español, que encuentra soluciones a cada situación desde un estado de confianza pleno. «Hoy me he encontrado en una situación que podría haber sido 0-3 de entrada en el partido. Sin embargo, he logrado que el marcador se colocara 3-0». Ése es el nivel de convencimiento del No. 1 del Ranking ATP, que esta semana busca su sexta copa en la capital española.

Además, la victoria ante Monfils situó al español con 48 sets ganados de forma consecutiva sobre tierra batida, apenas a dos mangas de superar el registro establecido por John McEnroe sobre moqueta en la temporada 1984. «Cuando salga a pista será alcanzar mi mejor nivel y ganar el partido«, indicó Nadal, que valoró la posibilidad de firmar la gesta. «No sé si estos récords son importantes y no digo que no me importen, pero tengo mayores objetivos en el tenis», indicó el español.

El estreno en Madrid le permite acumula un 13-0 en el presente curso, manteniéndose como un desafío sin solución para el vestuario. Toda una reacción para dejar atrás los problemas físicos que forzaron su retirada y condicionaron su temporada de pista dura. «He hecho muchas cosas buenas desde mi regreso«, valoró Nadal. «Estoy jugando con la intensidad correcta, mi revés está funcionando muy bien. Es el golpe con el que más satisfecho me siento. Estoy recuperado de mi lesión en el psoas y noto que puedo soportar partidos intensos. Eso es muy importante para mí«.

La superioridad del español fue tan clara al debutar en Madrid que se ganó hasta la admiración de Monfils. En un gesto reconocido por la grada al cierre del encuentro, el francés le ovacionó durante el último juego el partido.

Ahora, y tras dar el primer paso de la semana en la Caja Mágica, Nadal disputará los octavos de final ante el argentino Diego Schwartzman, vencedor por 7-5, 2-6, 6-2 sobre el español Feliciano López.