Nadal, preparado para el #MMOPEN

Antonio Arenas Noticias Mutua, Tenis masculino

Desde que llegó a Madrid, Rafa Nadal ha estado entrenándose a conciencia para preparar el asalto a su sexta corona del Mutua Madrid Open. El primer favorito en la Caja Mágica, cinco veces campeón, atendió a los medios de comunicación durante el Media Day y reflexionó sobre su estado de forma, lo importante que es Madrid en su calendario y sobre todo, las ganas que tiene de jugar esta semana con público en las gradas.

¿Cómo ha estado entrenando estos días?
“He entrenado bien. De hecho entrené doble sesión el viernes, ayer y puede ser que haga doble sesión hoy. Es decir, he entrenado más de tres horas y tres horas. Me siento bien, con ilusión de estar aquí en Madrid. Volviendo un poco más a lo que es el confinamiento estricto pero con una gran diferencia, y es que tenemos público y eso ayuda a nivel energético a tolerar todo lo demás”.

Como en casa, en ningún sitio
“Jugar en casa es siempre bonito. Estamos hablando de uno de los torneos importantes del año, es un Masters 1000, con lo cual, siendo sincero, el torneo podría haber sido en cualquier otro lugar y esta semana supongo que estaría compitiendo. Teniendo en cuenta que he competido muy poco durante el año. Si las circunstancias hubieran sido otras, quizá uno puede hacer otro planteamiento. Pero va a ser mi cuarto evento del año y mi calendario es claro. Salvo contratiempos, haremos lo que estaba previsto que es Montecarlo, Barcelona, Madrid, Roma y Roland Garros.

Llega el momento de pisar el acelerador
“He jugado poco en el último año, ya lo dije en Montecarlo, y es el momento de apretar, de hacer un esfuerzo importante estos tres meses que vienen. En eso estoy centrado. Jugar en casa todo el mundo sabe lo que significa para mí y espero estar listo para disfrutar los máximos días posibles del público aquí en Madrid”.

¿Con qué sensaciones le gustaría terminar la semana en Madrid?
“Lo que me gustaría es ganar, básicamente. Si gano querrá decir que he hecho muchas cosas bien pero si hablamos de cosas más específicas, creo que Barcelona fue un paso adelante para mí, con lo cual creo que lo que me gustaría sentir es que estoy jugando bien”.

“Después se gana o se pierde, es parte de nuestro deporte y más en unas condiciones que son un poquito más incontrolables como las de este torneo. Pero en general lo que me gustaría es jugar el máximo de partidos posible e intentar conseguir el mejor resultado posible. Analizándolo a nivel más de juego, tener la sensación de que el servicio ha funcionado mejor, que me he encontrado más seguro dentro de la pista, que he vuelto a recuperar la sensación de control… Al final todo se reduce a una cosa: jugar bien. Y al final se pueden dar muchas vueltas a las cosas y a mí me gusta analizarlas de una manera simple. Lo que tengo que hacer es moverme bien, golpear bien la pelota y competir bien. Si eso ocurre, las opciones de que el resultado sea positivo son mayores y de irme a Roma con una sensación positiva, también”.

Punto de la temporada en el que se encuentra
“El deportista se alimenta de entrenamientos y resultados, esa es una realidad. Necesito sentir que estoy jugando bien, que juego partidos, que soy competitivo contra todo el mundo y esto es lo que ha ocurrido desde que he vuelto a la competición”.

“Perdí un partido ante Rublev que no jugué nada bien, pero estuve competitivo. Al final luché y sin tener casi nada ese día conseguí ganar el segundo set y peleé hasta el final. La competitividad no me ha faltado, el juego sí un poquito. En Barcelona la competitividad sí fue excelente, el juego fue de menos a más y al final es lo de siempre. Yo me sentía muy bien entrenando antes de Montecarlo, creo que estaba en un momento fantástico de juego pero después, cuando uno juega muy poquito durante tiempo, puede llegar el día en que las sensaciones son menos buenas y los automatismos son más complicados de encontrar”.

“Cuando uno viene jugando mucho siempre hay días que son más malos, pero cuando uno viene jugando mucho, ha ganado partidos y tiene ese día malo, es más fácil encontrar las soluciones porque vienen más automáticas. Cuando uno ha jugado poco, las soluciones son más complicadas de encontrar y quizá es lo que me pasó en Montecarlo. En Barcelona ya jugué partidos más difíciles, volví a convivir con las situaciones de tensión… en Montecarlo los dos primeros días los partidos fueron muy cómodos. Yo creo que he hecho el camino correcto hasta llegar hasta aquí”.

Con ganas de cumplir más objetivos
“Cada semana es una historia diferente y lo único que yo puedo hacer es seguir trabajando con la ilusión, la actitud y la intensidad que estoy teniendo y darme las opciones de seguir hacia delante con una mentalidad positiva para intentar seguir cumpliendo objetivos”.

“La semana pasada fue un objetivo fantástico. Creo que fue una semana trabajada, donde tuve que hacer ajustes tenísticos y sobreponerme a momentos complicados. Y se termina con un título. Estos títulos cuando los ganas sin que las cosas vengan rodadas, son los títulos que a nivel interior más valor tienen. Mirando hacia adelante con ilusión y positivismo de jugar un año más aquí”.

¿Qué echa de menos del Rafa Nadal de 2005?
“Echo de menos la juventud. Todos los años que se han ido sumando, no me gustan. Yo creo que siempre he sido bastante coherente, aceptando cada momento de la vida y de mi carrera. Hay etapas y momentos que son para disfrutar unas cosas y para tener unas vivencias y otros para tener otras”.

“¿Nostalgia? No, la verdad que me quedo con grandes recuerdos de las diferentes épocas de mi carrera. Es evidente que en 2005 todo era nuevo, era una sensación de experimentar cada semana sensaciones y emociones nuevas y ahora cuando llevas tantos años en el circuito las sensaciones son diferentes, pero lo valoras de una manera distinta y no por ello con menos intensidad. No tengo mucha nostalgia, soy feliz a día de hoy haciendo lo que hago con mi vida. Si echo la mirada atrás, todas las cosas que me han ocurrido han sido muy buenas y solo puedo dar gracias. Creo que a nivel de carrera deportiva hasta el día de hoy las cosas han salido mucho mejor de lo soñado y confiemos que pueda seguir disfrutando de lo que hago el máximo tiempo posible”.