Pliskova y Conchita, el combo perfecto

Antonio Arenas Noticias Mutua

Aún no llevan un año trabajando juntas, pero la compenetración que muestra la dupla formada por Karolina Pliskova y Conchita Martínez es total. “Me encanta trabajar con Conchita y ella lo sabe. Es la mejor entrenadora que podría tener en tierra batida, porque puede enseñarme muchísimas cosas nuevas”, comenta Pliskova. Y es que el feeling entre ambas se puede ver a simple vista. “Con Karolina tengo una muy buena relación. Lo pasamos genial fuera de las canchas, pero también responde muy bien cuando hay que trabajar duro dentro de la pista. Lo más importante es que ella sienta seguridad en su tenis y en el trabajo que estamos realizando”.

Y, por lo que cuenta la checa, Conchita ha conseguido afianzarle esa seguridad en aquellos aspectos donde Pliskova no estaba tan cómoda: “Cada año me siento con más confianza para jugar sobre tierra batida. Estoy tratando de utilizar distintos recursos, diferentes estilos, sobre esta superficie. Ahora mismo siento que estoy jugando bien y que estoy muy cómoda y con plena confianza en mi entrenadora”. Y es que el trabajo de Conchita está dando sus frutos, aunque la española prefiere restarle importancia: “Karolina es una jugadora fantástica, que siempre está abierta a trabajar y mejorar. Tiene un gran talento y cualquier mejora que le hago la interioriza y la lleva a cabo al instante”.

En cuanto al Mutua Madrid Open, ambas vuelven a coincidir. “Me encanta este torneo. La organización es perfecta. Es uno de los torneos más importantes del circuito y por eso todas las jugadoras quieren venir a Madrid y disfrutar de jugar aquí. Y, bueno, desde que medio equipo mío es español está claro que disfruto de España y me encanta”, dice la checa. Conchita suscribe estas palabras, ya que para ella es “muy especial estar en Madrid”. “El Mutua Madrid Open es un torneo de los grandes. La organización es muy buena y apuestan por cuidar mucho a los jugadores. Además, el hecho de que tenga tres pistas con techo es espectacular. Y, por supuesto, la afición que hay aquí es increíble. Madrid es tan especial por la combinación de todo”.

Y es que a Pliskova le encanta Madrid, pero “llega un poco justa”. “Se tuvo que retirar en Praga y estamos intentando que llegue a su debut en la mejor forma posible”, confiesa su entrenadora. “No estoy recuperada del todo, pero ya he empezado a entrenar poco a poco. Probablemente no estaré al cien por cien ni podré jugar mi mejor tenis, pero estoy feliz de que, por lo menos, podré jugar”.

A pesar de ese contratiempo, Pliskova prefiere ser positiva y no descarta hacer un buen papel en la Caja Mágica: “Será muy complicado llegar a las rondas finales, porque el cuadro es durísimo. Aunque las condiciones de Madrid son buenas para mí, tendría que estar totalmente al cien por cien para tener opciones de lograrlo. Físicamente será complicado, porque vengo de varios días sin poder jugar, pero si tengo suerte y puedo pasar las primeras rondas, habrá opciones de llegar a las rondas finales, pero es algo que ahora mismo veo muy lejos”.