Un Nadal de recórd en la Caja Mágica

Antonio Arenas Noticias Mutua

La seguridad como sello para competir en la Caja Mágica. Ante un Estadio Manolo Santana abarrotado para la cita, Rafael Nadal mantuvo este jueves su velocidad de juego para avanzar a los cuartos de final del Mutua Madrid Open. Si la jornada ofreció riesgo a gran parte de los favoritos, el balear se encargó de protagonizar la excepción.

El No. 1 del Ranking ATP desmontó por 6-3, 6-4 las intenciones del argentino Diego Schwartzman, incapaz de seguir el ritmo del primer cabeza de serie sobre la tierra batida de Madrid. En un partido bravo y plagado de agresividad, Nadal se exprimió para mantener intacto (14-0) su camino sobre polvo de ladrillo en la temporada 2018.

«Era un partido difícil», declaró Nadal. «Es un jugador al que conocemos bien, tiene mucho talent, es muy rápido y era un partido difícil. Creo que hasta el 6-3, 4-2 el partido no era perfecto pero sí correcto. Después se complicó todo, he jugado dos juegos malos seguidos y después sí se ha ganado 6-4. Pero el aprtido estaba más abierto».

El triunfo de Nadal sirvió para ampliar su dominio ante el sudamericano, al que ya aventaja por 5-0 en el histórico de enfrentamientos directos. Tras el intenso duelo librado a cuatro mangas en los octavos de final del Abierto de Australia esta misma temporada, el español reforzó su autoridad ante el No. 16 del mundo.

En un torneo donde figuran las mejores raquetas del circuito, la exigencia seguirá siendo máxima en la siguiente ronda. Los cuartos de final servirán para que Rafael Nadal y Dominic Thiem reediten la final de 2017 en la Caja Mágica, un duelo ya clásico sobre la superficie más lenta del circuito.

Además, la victoria permitió al español registrar otra marca histórica en una carrera de oro. Con 50 sets ganados de manera consecutivas sobre tierra batida, Nadal se convierte en el jugador con la racha más larga de la historia sobre una misma superficie, superando las 49 mangas enlazadas sobre moqueta por John McEnroe en la temporada 1984.

«Estoy feliz de estar en cuartos de final, ni mucho menos menosprecio ningún récord, pero no estoy para pensar en este tipo de cosas, si no en mi rival y lo que tengo que hacer para seguir adelante», destacó Nadal. «Cuando termine mi carrera, son cosas que quedan. Es algo muy difícil, 50 sets es muy complicado. Se ha hecho y ya está, pero no pensemos más en ello».

En una edición que promete ser inolvidable sobre la arcilla de la Caja Mágica, el máximo campeón en la historia del torneo sigue engrandeciendo su leyenda.